La Feria de las Tinieblas de Ray Bradbury ( libro recomendado )

La Feria de las Tinieblas de Ray Bradbury ( libro recomendado )
La feria de las Tinieblas es la historia de dos jóvenes, James Nightshade y William Halloway, y de la maldad que inicia a crecer en su pequeña ciudad en el Medio Oeste ,cuando con la llegada a medianoche de ese otoño de una feria extraña y ominosa.
 
Los dos chicos descubrirán que con unas cuantas vueltas en el carrusel pueden hacer cosas increíbles ,apresurar el tiempo y transformarse en adultos, o ir hacia atrás y volver a los balbuceos de la primera infancia.
 
 ¿Cómo podrán salvar sus almas y su pueblo de la maldad que les ronda? ¿Qué haríamos si nuestros más oscuros deseos pudieran hacerse realidad? Bradbury revela la parte más oscura del alma humana al explorar el delicioso placer de un otoño perfectamente terrorífico e inolvidable.


La feria de las tinieblas, capitulo primero

I - Llegadas


El vendedor de pararrayos llegó poco antes de la tormenta. Vino por una calle de Green Town, Illinois, en ese nublado día de fines de octubre, echando miradas furtivas por encima del hombro. 

En alguna parte, no muy lejos, unos vastos relámpagos golpeaban la tierra. En alguna parte la tormenta era ya evidente: una bestia enorme de dientes horribles.

El vendedor caminó arrastrando la pesada valija de cuero, donde resonaban y se sacudían unos complicados rompecabezas de quincalla que la lengua conjuraba de puerta en puerta, hasta que al fin llegó a un rectángulo de césped que parecía mal cortado.

No, no el césped. El vendedor alzó los ojos: dos muchachitos allá en la cima del terraplén, tirados sobre el césped. Iguales en tamaño y en figura, los niños tallaban unos silbatos de caña y hablaban de los tiempos pasados y de los tiempos futuros, contentos de haber dejado huellas digitales en todos los objetos móviles de Green Town durante el verano pasado, y huellas de pies en todos los caminos que corrían de allí al lago y del lago al río, desde el comienzo de las clases.

—Hola, muchachos —llamó el hombre, vestido con ropas de color de tormenta—. ¿Está la familia en casa?

Los niños sacudieron la cabeza.

—Y ustedes, ¿tienen dinero?

Los niños sacudieron la cabeza.

—Bueno...

El vendedor caminó un metro, se detuvo y encorvó los hombros. De pronto creyó sentir que las ventanas de las casas o el cielo frío le clavaban los ojos en el cuello. Se volvió lentamente, husmeando el aire. 

El viento sacudía los árboles desnudos. La luz del sol pasaba a través de una pequeña hendedura en las nubes y acuñaba en oro las últimas hojas de los robles. 

Pero el sol se desvaneció, las monedas de oro se gastaron, sopló un viento gris. El vendedor ambulante se sacudió, estremeciéndose, y subió lentamente por el césped.

—Muchacho —dijo—, ¿cómo te llamas?

Y el primer niño, de pelo rubio-blanco como un cardo de leche, cerró un ojo, torció la cabeza y miró al vendedor ambulante con el otro ojo, tan transparente, brillante y claro como una gota de lluvia en el estío.

—Will —dijo el niño—, William Halloway.

El hombre de la tormenta se volvió: —¿Y tu?

El segundo niño no se movió, se quedó boca abajo sobre la hierba del otoño, como preguntándose si inventaría o no un nombre. Tenía el pelo alborotado, espeso, y de color lustroso, como de castaña encerada. 

Los ojos, clavados en algún distante lugar de sí mismo, eran de color verde menta y cristal de roca. Al fin se llevó a la boca indiferente una brizna seca.

—Jim Nightshade —dijo.

El vendedor de tormentas asintió como si ya lo supiera.

—Nightshade. Es todo un nombre.

—Y le va bien de veras —dijo Will Halloway—. Yo nací un minuto antes de medianoche, el treinta de octubre. Jim nació un minuto después de medianoche; treinta y uno de octubre.

—Víspera de Todos los Santos —dijo Jim.

Las voces se encadenaban, como si los niños hubiesen contado muchas veces esa historia de las madres que vivían en casas vecinas, habían corrido juntas al hospital, y habían traído dos hijos al mundo separados por unos pocos instantes; uno claro, uno oscuro. Había una verdadera tradición de celebraciones mutuas detrás. Todos los años Will encendía las velas de una única torta, un minuto antes de medianoche, y Jim las apagaba soplando un minuto después, cuando empezaba el último día de octubre.

Todo esto dijo Will, excitado. Todo esto mereció la aprobación de Jim en silencio. Todo lo escuchó el vendedor, que venía corriendo delante de la tormenta, y se había detenido allí, titubeando, escuchando, mirándoles las caras.

—Halloway. Nightshade. ¿Así que no hay dinero?

El hombre, como deplorando tener tan buena conciencia, rebuscó en la valija y sacó un artefacto de hierro.

—Tomad, ¡gratis! ¿Por qué? Una de estas casas será golpeada por el rayo. Sin esta vara, ¡bum! Fuego y cenizas, carne chamuscada y brasas. ¡Ahí va!

El hombre soltó la vara. Jim no se movió. Pero Will alcanzó el hierro, y ahogó un grito.

—Caramba, ¡qué pesado! Y raro. Nunca vi un pararrayos parecido. ¡Mira, Jim! Y Jim, al fin, se estiró como un gato, y volvió la cabeza. Abrió los ojos verdes, y los entornó.

El pararrayos parecía a la vez una media luna y una media cruz. En la vara principal había pequeñas espirales, ondas y charnelas, y palabras en idiomas extraños, nombres que trababan la lengua y rompían las mandíbulas, numerales que daban sumas incomprensibles, pictogramas de insectos de púas y garras erizadas.

—Esto es egipcio. —Jim apuntó con la nariz a un bicho soldado al hierro.— Un escarabajo.

—¡Así es, muchachos!

Jim bizqueó: —Y eso de ahí: patas de moscas fenicias.

—¡Exacto!

—¿Por qué? —preguntó Jim.

—¿Por qué? —dijo el hombre—. ¿Por qué egipcio, árabe, abisinio, choctaw? Bueno, ¿qué idioma habla el viento? ¿Qué nacionalidad tiene la tormenta? ¿De qué país vienen las lluvias? ¿De qué color es el rayo? ¿A dónde va el trueno cuando muere? Muchachos, hay que estar listos en todos los dialectos de cualquier forma y sustancia, listos para conjurar los fuegos de San Telmo, las bolas de luz azul que rondan la tierra y acechan como gatos, siseando, entre dientes. Yo tengo los únicos pararrayos del mundo que oyen, sienten, conocen y detienen cualquier tormenta, no importa el idioma, la voz, el signo. 

¡No hay trueno forastero por más estentóreo que sea que no enmudezca en contacto con esta vara!

Pero Will miraba ahora más allá del hombre.

—¿En qué casa? —dijo—. ¿En qué casa va a caer?

—¿En qué casa? Un momento, un momento. —El vendedor ambulante miró atentamente las caras de los niños.— Hay gentes que atraen el rayo. Lo aspiran, como esos gatos que aspiran el aliento de los bebés. Algunos tienen polaridades negativas, y otros polaridades positivas. Algunos brillan en la oscuridad. Otros apagan todo alrededor.En fin... los dos... yo...

—¿Cómo sabe que el rayo caerá por aquí? —dijo Jim de pronto, con los ojos brillantes.

El vendedor titubeó apenas: —Bueno, tengo nariz, ojos, oídos. Las dos casas, las
maderas... ¡Escuchad!

Los niños escucharon. ¿Las casas se inclinaban de algún modo al viento frío de la tarde? Quizá sí. Quizá no.

—El trueno necesita cauces, como los ríos. Uno de estos altillos es un cauce seco, que languidece y espera al rayo. ¡Esta noche!

Jim se incorporó de un salto, feliz. —¿Esta noche?

—¡No una tormenta cualquiera! —dijo el vendedor—. Lo asegura Tom Fury. Fury, ¿no es un buen nombre para un vendedor de pararrayos? ¿Y acaso lo elegí yo? ¡No! ¿El nombre me arrojó a este oficio? ¡Sí! Ya mayor, vi oscuros fuegos, que saltaban por el mundo, y perseguían a hombres aterrorizados, y pensé: trazaré mapas de tormentas y huracanes, y luego iré corriendo delante de ellos, llevando en los puños mis bastones de hierro, ¡mis armas milagrosas! He defendido, he protegido un millar de casas, sí, un millar de casas temerosas de Dios. De modo que cuando os digo, muchachos, estáis en grave peligro, oídme bien. ¡Trepad a ese techo, atornillad la vara, alta y firme, y bajad un cable ala buena tierra antes que sea de noche!

—¡Pero en qué casa! —preguntó Will.

El vendedor de pararrayos retrocedió, se sonó la nariz en una pañoleta, y caminó lentamente por el césped como si se acercara a una silenciosa y enorme bomba de
tiempo que estaba encendida allí cerca.

Tocó la baranda del porche en la casa de Will, pasó la mano por una viga y una tabla del piso, y cerró los ojos y se apoyó en una pared oyendo cómo le hablaban los huesos de la casa.

Luego, inquieto, vacilando, fue hasta la casa de al lado.

Jim se enderezó para ver mejor.

El vendedor estiró una mano tocando, acariciando, dejando que los dedos le temblaran sobre la vieja pintura.

—Esta es la casa —dijo al fin.

Jim pareció muy orgulloso.

—Jim Nightshade, ¿es ésta tu casa? —preguntó el hombre sin volver la cabeza.

—Sí, es mi casa —dijo Jim.

—Tenía que haberlo sabido —dijo el hombre.

—Eh, ¿y yo? —dijo Will.

El vendedor de pararrayos husmeó de nuevo la casa de Will.

—No, no. Oh, algunas chispas en los desagües. La verdadera función será al lado, en casa de los Nightshade.

El hombre cruzó rápidamente el prado y tomó la valija de cuero.

—Bueno, me voy. Llega la tormenta. No te demores, Jim, porque si no... ¡buuummm! Te encontrarán con todas tus monedas, todos los cobres y los níqueles fundidos y galvanizados. Abe Lincoln pegado a Miss Columbia, águilas desplumadas sobre plata, todo azogue en tus pantalones. ¡Más todavía! Le alzas el párpado a un chico tocado por el rayo, ¡y ahí está la última escena, en el globo del ojo, hermosa y perfecta, como un padrenuestro escrito en una cabeza de alfiler! Una foto de cámara de cajón:¡el fuego del cielo que cae y te golpea, y te saca el alma succionándola escaleras arriba!¡Rápido, muchacho!¡Clávalo bien alto o morirás antes del alba!

Y haciendo sonar la valija repleta de varas de hierro, el vendedor dio media vuelta y se fue, a paso redoblado, entornando los ojos para mirar el cielo, los techos, los árboles y cerrando al fin los ojos, y apresurándose, husmeando, murmurando: —Sí, sí, cuidado, ahí viene, la siento, lejos por ahora, pero de prisa...

Y el hombre de traje de color de tormenta se perdió en la calle, el sombrero color de nube echado sobre los ojos; y los árboles susurraron y el cielo envejeció de pronto, y Jim y Will se quedaron allí probando el aire, tratando de oler la electricidad, el pararrayos caído entre ellos.

—Jim —dijo Will—. No te quedes ahí. Tu casa, dijo. ¿Pondrás o no el pararrayos?

—No —sonrió Jim—. ¿Por qué arruinarlo todo?

—¡Arruinarlo! ¿Estás loco? ¡Traigo la escalera!¡Tú el martillo, clavos y alambre!

Pero Jim no se movió. Will echó a correr. Volvió con la escalera.

—Jim. Piensa en tu mamá. ¿Quieres que se queme?

Will trepó solo por un costado de la casa, y miró hacia abajo. Lentamente, Jim se acercó a la escalera y empezó a subir.

El trueno sonó allá lejos, en las lomas nubosas.

El aire tenía un olor fresco y acre, sobre el techo de la casa de Jim Nightshade.

Hasta Jim tuvo que admitirlo.