Julio Verne visionario ,escritor, loco ¿profeta?

Julio Verne visionario ,escritor, loco  y talvez profeta.
Jules Verne 1828 - 1905.

Predijo con gran precisión en sus relatos fantásticos la aparición de algunos de los productos generados por el avance tecnológico del siglo XX.

Verne Escritor francés, considerado el fundador de la moderna literatura de ciencia ficción ,fue un autor de novelas de aventuras y ciencia ficción que imaginó elementos inexistentes en su época que se harían realidad más de cien años después.

En 1836 ingresó con su hermano Paul en el seminario Saint-Donatien.

Más tarde estudió filosofía y retórica en el liceo de Nantes y viajó a París, cumpliendo los deseos de su padre, para seguir la carrera de leyes.

En 1848 comenzó a escribir algunos sonetos y textos de teatro, y dos años más tarde aprobó su tesis doctoral de derecho y optó por la carrera de letras.

Sus inicios literarios fueron difíciles, sus piezas de teatro no tuvieron una divulgación importante, y recurrió a la docencia para sobrevivir. Desde 1852 hasta 1854 trabajó como secretario de E. Seveste, en el Théâtre Lyrique, y publicó algunos relatos en Le musée des familles, como Martín Paz (1852).

En 1857 se convirtió en agente de bolsa y empezó a viajar; visitó Inglaterra, Escocia, Noruega y Escandinavia, y continuó sus escritos.

Posteriormente conoció al editor Hetzel, quien se interesó por sus textos y le publicó Cinco semanas en globo (1862), obra que lo lanzó al éxito y lo estimuló a proseguir con la temática de la novela de aventuras y fantasía. El mismo editor le encargó una colaboración regular para la revista Magazine déducation et de récréation, y en poco tiempo alcanzó una gran celebridad.

Aprovechando sus conocimientos geográficos, adquiridos a través de numerosos viajes por Europa, África y América del Norte, y su entusiasmo por la revolución tecnológica e industrial, se convirtió en un especialista de los relatos de aventura de corte científico.

Su dominio de la tensión dramática le permitió combinar extravagantes situaciones y momentos poéticos en una prosa ligera y amena.
Inmediatamente se enfrascó en la redacción de Viaje al centro de la Tierra, para lo cual se aplicó a la geología, la mineralogía y la paleontología.

Las detalladas descripciones de animales antediluvianos maravillaron a los expertos, poniendo de manifiesto su extraordinaria intuición científica. Su tercer gran libro fue De la Tierra a la Luna, cuya publicación despertó tal entusiasmo por los viajes espaciales que su despacho se inundó de cartas solicitando reservas para el próximo viaje lunar.

Nemo es un trasunto del propio Verne. Con el mismo interés fue recibida La vuelta al mundo en ochenta días, publicada por entregas, cuyo éxito fue tal que se llegaron a cruzar apuestas sobre si Phileas Fogg, "el hombre menos apresurado del mundo", lograría llegar a la meta en tan breve tiempo.

Veinte mil leguas de viaje submarino es, entre su extensísima producción, uno de los libros que conserva más íntegro su encanto. 

La peripecia se inicia cuando una fragata americana parte en busca de un monstruo marino de extraordinarias proporciones al que se atribuyen múltiples naufragios.

El monstruo aparece, se precipita sobre el barco expedicionario y lo echa a pique, llevándose en su espinazo al naturalista Aronnax, a su fiel criado Conseil y al arponero Ned Land.

Resultará ser un enorme submarino, el Nautilus, en el cual los tres hombres pasarán cerca de diez meses hospedados por el enigmático capitán Nemo, artífice del invento. Visitarán los tesoros sumergidos de la Atlántida, lucharán contra caníbales y pulpos gigantes y asistirán a un entierro en un maravilloso cementerio de coral.

Nemo, hostil e iracundo, no tardará en revelarse como un proscrito, un sublevado solitario cuyo manto de misterio esconde una identidad principesca y una pesadumbre tenebrosa. Se ha señalado que Nemo es un trasunto del propio Verne.

Ambos viven encerrados, solos e incomprendidos, el primero en su coraza de acero, el segundo en la burbuja de su gabinete, ambos refugiados tras el disimulo y el secreto.

Del mismo modo que Verne dejó estupefactos a propios y extraños presentándose a unas elecciones municipales en Amiens por una lista de extrema izquierda, el capitán Nemo, que lucha por la liberación de los pueblos oprimidos, detesta a la convencional y adocenada colectividad que lo persigue y enarbola dos veces el estandarte negro del nihilismo.

En escrito en 1863 y se titula París en el siglo XX. De una forma pesimista y dramática, Julio Verne mira al futuro y narra cómo iba a ser el mundo a cien años vista. Cuando el editor de Verne lo leyó, le envió una carta en la que, de forma tajante, expresaba su descontento con el libro y su reticencia a publicarlo.

Tan categórico fue que París en el siglo XX pareció desaparecer del mundo. Entre las críticas, se hacía especial hincapié en el contenido tétrico del escrito, cuando las novelas de aventuras de Julio Verne siempre habían tenido un cariz mucho más optimista y juvenil.

Escribió otras obras de gran éxito como Las aventuras del capitán Hatteras (1866), Los hijos del capitán Grant (trilogía, 1868-1870), En torno a la luna (1870), La isla misteriosa (1874), Miguel Strogoff (1876), Un capitán de quince años (1878), Las tribulaciones de un chino en China (1879), El faro del fin del mundo (1881) y Los viajes del capitán Cook (1896), entre muchas otras novelas que superan el medio centenar de títulos.

Se radicó en Amiens en 1872, y a partir de 1886 se comprometió con las actividades municipales de dicha ciudad. Tres años después fue nombrado representante del consejo municipal, y en 1892 fue condecorado con la Legión de Honor.

Sus textos se popularizaron con rapidez y quedaron entre los grandes clásicos de la literatura infantil y juvenil del siglo XX. De su obra póstuma destacan El eterno Adán (1910) o La extraordinaria aventura de la misión Barsac (1920), en las que un crítico tan poco convencional como Michel Butor ha querido ver un Verne más profundo y escéptico de lo habitual, que tendía a desconfiar de las consecuencias que podía acarrear para los seres humanos el progreso incesante de la tecnología y de la ciencia.

Julio Verne, quien con sus leyendas llenas de imaginación
Pocos conocen la misión de los maestros iniciados.

 Se cree que ellos vienen a la Tierra como seres humanos viajando en el tiempo hacia atrás o hacia adelante, instruyendo y enseñando.

¿Cómo entender que puedan tener la capacidad de moverse a través y más allá de las dimensiones del tiempo y del espacio para explicarnos acerca de la realidad del Universo que las limitaciones de nuestros sentidos no nos permiten experimentar?.

Para convertirse en un constructor de sueños es necesario conocer los hilos que mueven la historia”.

Durante siglos, el papel de los discípulos de la luz ha sido el de promotores de cambios. ¿Y no fue este el caso de Julio Verne, quien con sus leyendas llenas de imaginación y fantasías captó la atención de muchas generaciones?.

En el siglo XIX se adelanta a la ciencia “viajando” a la Luna, al centro de la Tierra y al mundo submarino. Sin ser un científico se adelanta a la invención del submarino y los viajes espaciales. Vislumbra cambios del futuro; anticipa que las potencias del siglo XX serían Estados Unidos, Rusia y China.

En Los 500 millones de la Begun habla del militarismo alemán, y en La asombrosa aventura de la misión Barsac adelanta los efectos del nazismo que usaría avances científicos para la aniquilación.

En sus obras también describió con extremada precisión máquinas e inventos que ahora nos resultan familiares pero que en sus tiempos eran impensables como: el helicóptero, la tortura por descargas eléctricas, las bombas de fragmentación, el cañón de largo alcance, los misiles teledirigidos, las alambradas electrificadas, el cine sonoro, los rascacielos, la contaminación o la ciudad ecológica.

Las proyecciones de Orafnik se basan en el kinetoscopio. El Albatros de Robur hunde sus raíces en el helicóptero pionero. “Los hombres del siglo XXIX viven en modernas ciudades con largas vías, con altas casas de 300 metros de alto y bajo un cielo surcado por aerocars y aerómnibus.


“Desde el principio una comunidad de maestros iniciados actúa en el plano físico terrenal. Al paso del tiempo, el conocimiento es mantenido por los iniciados, quienes trasmiten sus enseñanzas”.

Mucho antes de que se inventaran, profetiza con exactitud logros científicos del siglo XX (cohetes espaciales, submarinos, helicópteros, aire acondicionado, misiles dirigidos e imágenes en movimiento).

Su novela Cinco semanas en Globo (1869), da comienzo a su gran producción, por la que fue considerado padre de la ciencia-ficción. Por sus insólitas facultades proféticas llega a comparársele con Nostradamus. Ellas le permiten la hipotética comunicación con los espíritus.
Su novela Cinco semanas en Globo (1869)

Suele decir: "Todo lo que un hombre es capaz de imaginar, otros lo realizarán". El Nautilus (1870) muestra los primeros proyectos de máquinas submarinas, similares al primer submarino atómico construido en 1955.

Las metrópolis albergan millones de habitantes; la gente cruza el atlántico a través de veloces tubos neumáticos; en China se intenta restringir la natalidad; Inglaterra ha perdido sus posesiones”.

Habla de mundos conocidos y desconocidos con aventuras en el futuro e infinito.

Anuncia el helicóptero, las bombas de fragmentación, el cine sonoro, los rascacielos, etc. “Soy de una época en que todo ha ocurrido ya". Sus predicciones impresionan por su exactitud:

En De la Tierra a la Luna, (1865) llama Columbiad al proyectil con humanos dirigido a Selene. 104 años después el módulo de la nave Apolo que completa la misión real tiene por nombre Columbia y un peso similar al señalado por él.

En esa novela, el seguimiento del proyectil se realiza desde un imaginario telescopio gigante con lente de 5 metros de diámetro, situado en las Montañas Rocosas, similares a las dimensiones y ubicación real del gran radiotelescopio de Monte Palomar.

En la obra el viaje se realiza a 40.000 kms en 97 horas. En la realidad, el Apolo XI viaja a 38.500 kms en 102 horas. Todo lo que imaginó sucedió muchos años después:

La nave real ameriza en un punto concreto del Océano Pacífico
La nave real ameriza en un punto concreto del Océano Pacífico, a tan solo 4 kms del imaginado por Verne un siglo antes. Predice la creación del fax y del Internet.

Habla de un sistema automático de comunicación a distancia; en 1863 anuncia un equivalente al actual correo electrónico.

Con más de un siglo de antelación vaticina que las grandes ciudades del futuro estarán iluminadas por potentes luces eléctricas.

En París en el siglo XX, predice la existencia de un tren que recorrerá la capital francesa. Anticipó el vuelo experimental con perros en la investigación astronáutica. Imaginó el estado de ingravidez en el espacio exterior.

En sus asombrosos relatos habla de buzos con escafandra; de un electroimán que anuncia el motor eléctrico; de una campana submarina que antecede al batiscafo; de pesca submarina; del aprovechamiento de la energía del mar; del automóvil; de rascacielos, etc. En 1891, en La Jornada de un periodista en el año 2889, habla de televisión, fotografía a color, del fonoteléfono, de la calculadora y de máquinas registradoras.

"Ya no cortan la cabeza a nadie.
En su libro París en el siglo XX, señala: "La mayoría de los coches se mueve por una fuerza invisible mediante un motor de aire dilatado por combustión de gas";

"En tiendas como palacios se expande la luz”; “Amplias vías de comunicación”; “Hoteles inmensos"; “Mayoría de edad a los 18";

“En esta época de negocios el consumo de papel aumenta considerablemente; “Concierto eléctrico ¡y qué instrumentos!, pianos comunicados entre sí a través de una corriente eléctrica tocan de la mano de un solo artista"; "

Ya no cortan la cabeza a nadie.

La fulminan con una descarga". Verne vino de una dimensión de maestros iluminados a orientar a sus alumnos hacia la luz cósmica de la sabiduría para que fuese usada por la raza humana a fin de cumplir con su destino

Julio Verne ,considerado el fundador de la moderna literatura de ciencia ficción. Predijo con gran precisión en sus relatos fantásticos la aparición de algunos de los productos generados por el avance tecnológico del siglo XX:
  • El uso de tanques de guerra en su libro "La casa de vapor".
  • El submarino en "20.000 leguas de viaje submarino".
  • El lanzallamas en "Ante la bandera".
  • Los satélites artificiales en "Robur, el dueño del mundo".
Algunas  coincidencias específicas en la novela “de la tierra a la luna”:
  • Una de sus más sorprendentes novelas de anticipación, "De la Tierra a la Luna", completó una serie de predicciones que se cumplirían muchos años después con increíble precisión.
  • Verne sitúa un telescopio de 5 metros de diámetro en las Montañas Rocosas. La ubicación y el diámetro son idénticos a los que tuvo el primer telescopio en Monte Palomar.
  • En lugar de elegir a los países promotores de los viajes a las potencias de sus tiempos (Francia e Inglaterra) prefirió a Estados Unidos y Rusia.
  • El lugar del lanzamiento de la nave de Verne es Cabo Town, muy cercano a Cabo Cañaveral.
  • En el primer viaje experimental de la novela de Verne viajan animales. En la historia real es una perra llamada Laika el primer ser vivo en viajar al espacio.
  • La nave de Verne que llega a la luna se llama "Columbiad" y lleva tres hombres. El módulo del Apolo XI se llamó "Columbia" y también llevó 3 hombres.
  • La nave de Verne tenía un sistema de refrigeración basado en un circuito cerrado, lleva alimentos concentrados y tiene cohetes secundarios para corregir la trayectoria como las naves modernas.
La influencia de Poe sobre Julio Verne fue muy importante, de hecho Verne escribió en 1864 un libro titulado “Edgar Poe y sus obras”, en el IV capítulo se refiere a la “Narración de Arthur Gordon Pym…” realiza un resumen, da su opinión sobre la obra y concluye diciendo: 
“¿Quién la retomará algún día? Alguien más audaz que yo y más resuelto a avanzar en el dominio de las cosas imposibles”. Paradójicamente fue él mismo el que retomó la historia y continuó la saga. Aunque no se equivocó. Más tarde alguien audaz como él, hizo su aporte, fue H. P. Lovecraft.

“A la memoria de Edgar Poe.” De esta forma comenzaba Julio Verne su libro, “La Esfinge de los Hielos” publicada en 1897. La obra es la continuación de “Narración de Arthur Gordon Pym de Nantucket” (1838) de Poe y trata sobre la búsqueda de la tripulación de la goleta Jane Guy en la cual viajaba Pym cuando se internaron en el polo sur.

Como en la novela de Poe la historia es el relato de uno de los personajes, en este caso se trata Joerling, un geólogo que realizaba un estudio en las Islas Kerguelen y se embarca en la goleta Halbrane, cuyo capitán era Len Guy, hermano de William Guy que fue el capitán de la goleta Jane Guy desaparecida en la isla Tsalal, junto con Arthur Gordon Pym y los demás.
Len busca a su hermano desaparecido. Se inicia entonces una travesía que culmina con el hallazgo de la esfinge de hielo.

En mi opinión en el aspecto argumental de la obra, aunque la aventura es nutrida, la relación entre los personajes es compleja y variable, cambiando las identidades de los personajes.

En relación con la “Narración de A. G. Pym…” da la sensación de que Verne buscó reducir todo el misterio dejado por Poe dando una explicación científica a todo lo ocurrido y reduciéndolo a la sola figura de la esfinge de hielo. 
Hace desaparecer la identidad de Richard Parker con otro nombre, lo cual hace probable su conocimiento de lo ocurrido con el barco Mignonette, su eliminación quizá se deba a que Verne pretendió focalizar el enigma exclusivamente en la esfinge de hielo y su naturaleza.

En la historia encuentran el cadáver de Pym junto a la esfinge, pretendiendo de esta forma acabar con el mito de Pym, cosa que no pudo. ¿Por qué lo hizo? ¿Sería porque ya había creado al Capitán Nemo? No lo sabemos.

Algunos autores, como Roy Thomas y Dann Thomas, argumentan que Pym cambió su nombre por el de Nemo, aunque no es convincente puesto que Verne lo deja bien claro, Nemo es el Príncipe Dakkar (La Isla Misteriosa, 1874).

La clave más importante de Verne está en la esfinge de hielo con un “alma” de piedras negras magnéticas.

El símbolo de la esfinge, según los griegos, está asociada a las Musas, de las que aprendió la disciplina del enigma, debido a sus propiedades magnéticas, muchos autores la asocian con la Rupes Nigra (Roca Negra), aquella isla rocosa y magnética, que se encontraba en el polo ártico, la cual daba la razón al movimiento de la aguja de las brújulas, señalando el Norte.

La morfología de la esfinge descripta por Verne concuerda en cierta forma con la que dibujó el famoso cartógrafo flamenco Gerardus Mercator en 1595.

La fuente de inspiración de Mercator proviene de un libro llamado “Inventio Fortunata”, curioso nombre para un libro que hoy en día está perdido. 
Veinte mil leguas de viaje submarinoAl parecer un diario de viaje escrito a mediados del siglo XIII (otros autores mencionan el siglo XIV), contiene una descripción del polo norte, donde en el centro existe una isla magnética, la Rupes Nigra, rodeada de un remolino gigante y cuatro continentes.

Este libro perdido encierra misterio ya que aún se discute su autoría. Se dice que el libro es un diario de viaje escrito por un franciscano, un fraile minorita de Oxford, que viajaba a la región del Atlántico Norte en la década del 1360, realizando una media docena de viajes en nombre del rey de Inglaterra, Eduardo III. 
El libro describe lo que encontró en su primer viaje a las islas más allá de los 54º N, luego lo presentó a su rey.
 Fue precisamente en Oxford donde Roger Bacon sugirió la creación de un mapa científico del mundo (Opus Majus, 1266), lo que resulta probable de que halla encargado realizar el viaje a alguien. 
De todas formas su autoría hoy en día se disputa entre Nicolás de Lynn, Thomas Kingsbury y un tal Hugo de Irlanda.

Los exploradores del Atlántico que buscaban información en la década de 1490, tuvieron conocimiento del Inventio Fortunata a través de otro libro que era un resumen, llamado Itinerarium, escrito por un viajero, Jacob Cnoyen . 
Los exploradores buscaron el Inventio Fortunata pero fue en vano. Según el texto de Cnoyen en el viaje del fraile minorita inglés describe las tierras del norte y del oeste, donde se incluye el Polo Norte y América hasta las tierras del Brasil, esta sorprendente descripción podemos verla en un mapa muy antiguo, su autor sin duda conocía aquel extraño libro, fue el del cartógrafo veneciano, Albertin de Virga en 1414.

“Casualmente” el libro Itinerarium también se perdió. La mayor parte de lo que sabemos hoy acerca del Inventio Fortunata es la carta que Mercator le escribió a su amigo John Dee el 20 de abril de 1577, hoy se encuentra en el Museo Británico.

Sin duda Verne conocía la historia del Inventio Fortunata. 
Julio Verne visionario ,escritor, loco  y talvez profeta. 2Pero lo que en realidad quería remarcar es el concepto de “isla magnética” que es mucho más antiguo. En el mismo relato toma prestada algunas definiciones de Ptolomeo quien fue el primero en mencionar la ínsula magnetum y en su libro Geographia en el siglo II. Ptolomeo nos decía que cualquier embarcación que llevara clavos de hierro se vería atraída por la magnetita existente en una isla, y que el magnetismo arrancaría los clavos del barco…

“El macizo era un imán colosal. Bajo su influencia, las ligaduras de hierro de la canoa de la Halbrane habían sido arrancadas y proyectadas, como impelidas por el resorte de una catapulta.[…]

Este fenómeno, ya experimentado en las regiones árticas, debe ser idéntico en las regiones de la Antártida.

Así, pues, existía un imán de intensidad prodigiosa, y habíamos entrado en su zona de atracción.

Ante nuestros ojos se había efectuado uno de esos sorprendentes efectos que hasta entonces se habían considerado como fábulas. 
¿Quién ha admitido nunca que los navíos puedan ser irresistiblemente atraídos por una fuerza magnética, y que sus herrajes se escapen, y sus canoas se abran, y la mar los trague por esta razón?... Y, sin embargo, así era...”

La Esfinge de los hielos, Julio Verne

La intención de Verne de rescatar el concepto de Ptolomeo de las “islas magnéticas” y traerlo nuevamente, en este caso al siglo XIX, también forma parte de los “conceptos futuristas" de Julio Verne.

Hoy en día están siendo objeto de estudio ciertas zonas, denominadas “anomalías magnéticas” en distintos lugares remotos del planeta. Precisamente en la Antártida fue descubierta un anomalía magnética en Lago Vostok.

Horacio Alonso

VCN: Santuario japonés para hemorroides

... Se trata de un antiguo templo cuya característica principal es estar dedicado a la curación de las hemorroides y hasta allá peregrinan decenas de personas ...


VCN: 5 cosas que gustan de las mujeres y ellas ni sospechan

... ¿Conoces alguna característica más que se adore de las mujeres y que sea inesperada para ellas? ¡Si es así, compártela con nosotros!


VCN: Moloch horridus, un lagarto espinoso

 ... Características muy especiales. Tiene la increíble capacidad de absorber el agua a través de su piel. Te preguntarás cómo es posible que un animal real posea ...
Otros temas en …Vida cotidia nitica