Primera iglesia del Monstruo del Espagueti Volador,en Rusia

Fundador del movimiento Pastafari ... Bob Henderson
Fundador del movimiento Pastafari ,Bob Henderson
La iglesia del Salvador Misericordioso ha estado en Nizhni Novgorod durante más de un siglo.

Fue construida en honor a la supervivencia milagrosa del zar Alejandro III tras el descarrilamiento del tren Borski en 1888, cuando se dice que el zar tuvo sobre sus hombros el tejado derrumbado, mientras su familia escapaba de las ruinas.

El desastre alimentó una campaña de propaganda argumentando que el líder ruso había sido salvado por intervención divina.

La semana pasada, la iglesia ha conseguido un vecino nuevo, ubicado justo a la vuelta de la esquina: La primera iglesia rusa del Monstruo del Espagueti Volador.

Los “pastafarianos” (nombre que reciben sus adeptos) de Nizhni Novgorod dieron una rueda de prensa el 25 de marzo para anunciar la apertura de su iglesia, donde se realizarán reuniones públicas todos los viernes.

“Podemos decir con absoluta certeza que esta es la primera iglesia del Monstruo de Espagueti Volador en Rusia.

Quizá es la primera en el mundo, pero no es algo que podamos confirmar. Normalmente, los pastafarianos se encuentran en las redes sociales, sin darle importancia [a verse en persona],” relata Dmitry Znamensky, uno de los miembros líderes de la iglesia.


Obra de arte “religiosa” decorando la nueva iglesia de Nizhny Novgorod. Imagen: Petr Kuznetsov

El fundador de la iglesia en Nizhni Novgorod, Mikhail Iosilevich, prometió a los reporteros que los pastafarianos no están fuera para “trolear” a las religiones tradicionales de Rusia, haciendo hincapié en que su iglesia solo busca un trato igualitario y un pequeño espacio para ella.

Su grupo estaba listo para defender el terreno en el día de la inauguración, también, mediante la contratación de guardias de seguridad para patrullar la ceremonia.

Los organizadores dicen que no esperaban ninguna respuesta negativa de los grupos religiosos más tradicionales de la ciudad (señalando a los cristianos ortodoxos), pero expresaron su preocupación sobre que la nueva estación primaveral “activara” a personas con “varias enfermedades mentales”.

Un par de semanas antes de que se inaugurara la iglesia de manera oficial, Iosilevich y algunos de sus feligreses dieron una fiesta en las instalaciones, invitando a un club local de mujeres y al “Club de Degustadores Liberales” de Nizhni Novgorod, cuyo lema es “¡Libertad!, ¡Igualdad!, ¡Borrachera!”. La fiesta llamó la atención de alrededor de doce personas, quienes se apoltronaron en muebles de IKEA, bebiendo cerveza y kvas, comiendo crepes (“El Monstruo del Espagueti Volador está ofendido” bromea una mujer mientras cocina en una plancha caliente), y leyendo poesía.

Todas las semanas Bob Henderson recibe unos 20 correos electrónicos con fotografías del Monstruo del Espagueti Volador (FSM).

En las imágenes, la criatura aparece en la fachada de un edificio, en un cuadro de la Última Cena o emergiendo de entre las nubes.

Se trata de supuestos avistamientos que sus seguidores le envían para su web (venganza.org) y que componen una extravagante parodia de la religión.

La historia comenzó en el año 2005, cuando Henderson, entonces estudiante de Física de 25 años, se enteró de que Kansas se planteaba equiparar las afirmaciones pseudocientíficas del Diseño Inteligente con la teoría de la Evolución. 

En una carta cargada de ironía, Henderson aseguraba que él y otros muchos creían en un dios con forma de plato de espagueti con albóndigas y solicitaba al Consejo de Educación que su religión, bautizada como “pastafarismo”, también fuera enseñada en las escuelas.

La idea era tan disparatada y provocadora que no tardó en extenderse por la red. Cuatro años después, el movimiento se ha convertido en la respuesta más divertida a las tesis “creacionistas” y en una seña de identidad para los que se oponen al integrismo religioso. 

Sus seguidores se visten de piratas cuando llega la ocasión, terminan sus correos con un solemne “Ramen!” (en lugar de Amen) y siguen con fingida devoción el estrafalario “Evangelio Pastafari”.

Pero no todo han sido ratos divertidos. Henderson también ha tenido que enfrentarse a muchos fanáticos, que le enviaban correos insultantes y hasta intentaron hacerle daño en su vida personal. Aún así, sigue considerando que hay que tomarse las cosas con humor.

Pregunta: Cuando miras atrás y ves el fenómeno que has creado, ¿qué piensas?

Respuesta: Tengo muchas sensaciones. La mayor parte del tiempo sigo sorprendido por lo sucedido, la cantidad de gente que se ha unido al movimiento y la comunidad que se ha creado. Me alegra que sigamos siendo un grupo pacífico y de gente con la mente abierta.


P. Cuatro años después, ¿el Creacionismo sigue siendo igual de fuerte en Kansas y en Estados Unidos?

R. Kansas es un mundo aparte. Hay un montón de creacionistas en la Administración que consideran que tienen el deber divino de promover sus creencias. Lo que nosotros vemos tan obvio- que la religión no debe mezclarse con el gobierno y las escuelas – no es tan obvio para los fanáticos religiosos. Todos los argumentos razonados del mundo no van a convencerles. Debemos seguir atentos.


P. Después de tu experiencia, ¿consideras que el humor es una buena arma para combatir el fanatismo religioso?

R. Nada va a convencer a los chiflados. El humor a su costa puede que les envalentone un poco, quizás les haga sentir como víctimas. Pero hay mucha verdad en el humor, arroja luz a la situación. No hay nada malo en ridiculizar a alguien con un punto de vista ridículo.


P. ¿Cuántos “pastafaris” calculas que hay en el mundo a día de hoy?

R. Es difícil de estimar, no tengo un registro de miembros, pero calculo que hay unas 80.000 personas que se han referido a sí mismas en algún momento u otro como “pastafaris”. Y hay muchos más que apoyan el movimiento.


P. ¿Qué les dirías a aquellos que consideran que estáis ridiculizando la religión?

R. Bueno, creo que hay algo de verdad en eso. Pero, qué importa. Hay muchos aspectos escandalosos sobre la religión.


P. ¿Te has arrepentido alguna vez de haberte convertido en esta especie de “mesías”?

R. Sí. Ha sobrepasado mi vida, ya no tengo escapatoria. Algunas veces me siento muy quemado con todo esto. Pero mientras la gente quiere continuar lo haré lo mejor que pueda.


P. ¿Sigues recibiendo correos amenazantes?

R. Ya no recibo tantos como al principio, solo unos cuantos a la semana. No les doy importancia, no me molesto salvo que se trate de algo personal. Una vez quisieron echarme de mi casa por todo este asunto. Un tipo me localizó y trató de que me echaran de mi apartamento.


P. ¿Quién era y qué quería?

R. No tengo ni idea de quién era. Habló con mi casero un montón de veces para decirle que yo había montado una secta. Todo se arregló después de algunas explicaciones.


P. ¿Cuántas personas te envían fotos de sus avistamientos del Monstruo del Espagueti Volador?

R. Probablemente recibo unos 20 avistamientos cada semana. Mis favoritos son siempre aquellos que la gente se encuentra, no planeados. Me gusta ver al FSM en la naturaleza.


P. ¿Qué cambiaría si el Pastafarismo se convirtiera en la religión mayoritaria en el mundo?

R. No estoy seguro de querer que el Pastafarismo crezca más de lo ya ha crecido. Muchas veces una organización crece tanto que se hace imposible de manejar sin empleados. Y una vez que el dinero entra en escena, se pierde mucha credibilidad. Ahora estamos en ese punto: necesitamos más organización y eso es muy difícil sin recursos.


P. Pero ganasteis algo de dinero con la publicación del “Evangelio Pastafari”, ¿no?

R. Sí, el libro produjo algunas ganancias. Pero todo se va a dedicar a conseguir nuestro barco pirata.


P. ¿Hay algún aspecto pendiente en vuestra causa?

R. A menudo me siento contrariado porque creo que deberíamos hacer más para conseguir más cosas. Todavía no tenemos nuestro barco pirata y el gobierno de EEUU no nos ha concedido la condición de grupo exento de impuestos. Son mis dos máximas prioridades de cara al futuro.


P. ¿Qué estabas pensando cuando escribiste la primera carta al Consejo de Educación de Kansas? ¿Qué te inspiró a la hora de pensar en espaguetis?

R. Le suelo decir a la gente que tuve una visión. No tengo ni idea de dónde vino la idea.


P. La iglesia del Espagueti Volador española ha dejado de existir, ¿cuál es tu mensaje para los pastafaris españoles?

R. Me gustaría que la iglesia del FSM creciera en España.


P. ¿Te ha dicho el Espagueti Volador qué debemos hacer frente a la crisis económica mundial?

R. Creo que Él trata de no meterse en política.


Primer ruso pastafariano que consigue la foto del permiso de conducir llevando puesto un colador.

movimiento Pastafari

El pastafariano Andrei Filin consiguió su deseo: Aquí está consiguiendo fotografiarse para el permiso de conducir llevando un colador. Captura de pantalla de Youtube.

Andrei Filin, un adepto de la Iglesia del Monstruo del espagueti volador y de la religión conocida como el Pastafarianismo, se ha convertido en el primer pastafariano en Rusia que consigue hacerse la foto del permiso de conducir con un colador en la cabeza.

El sombrero, considerado como una característica obligatoria por la comunidad pastafariana, está hecho de hilo, no de metal, y lo tejió la esposa de Filin.

Filin ha compartido la noticia de su éxito en Twitter, usando la etiqueta #Ramen— la variación temática de los fideos de los pastafarianos por el convencional “Amén”.

Un triunfo para el pastafarianismo en La Federación Rusa ¡¡R'amen, hermanos y hermanas!! ¡El primer permiso de conducir con un colador en Rusia! ¡Que gran día! #Ramen

Excepto por la lluvia de preguntas (y algunos intentos de recortar el artilugio tejido) Filin no tuvo muchos inconvenientes al hacerse la foto y conseguir el permiso de conducir, tal y como se puede ver en el video que ha subido a Youtube en forma de guía para poder hacerlo uno mismo, documentando el proceso para sus compañeros pastafarianos.

En el vídeo, Filin explica brevemente la doctrina de esta religión poco convencional y habla de la Comunidad Pastafariana Rusa, antes de describir las dificultades que ha tenido que superar para poder conseguirlo.

Temiendo lo peor, Filin estaba preparado para una posible batalla de decisiones con los oficiales de la policía, trayendo consigo hojas impresas del texto completo de la ley de la libertad de conciencia sobre las religiones y asociaciones religiosas y el Código ruso.

Aunque la Iglesia del Monstruo del Espagueti Volador no está reconocida oficialmente como una organización religiosa en Rusia, la ley de asociaciones religiosas defiende los derechos de aquellos ciudadanos cuyas creencias religiosas no les permita aparecer con la cabeza al descubierto en púbico.

Contrariamente, una directriz del 2009 del ministerio del interior describe las pautas a seguir para la apariencia en el permiso de conducir para ‘fotografías hechas llevando puesto un sombrero que no oscurezca el rostro’ para los ciudadanos cuyas creencias religiosas no les permita ser vistos en público sin sombrero.

Un conjunto de normas conflictivas ha entrado en vigor con un nuevo diseño para los permisos de conducir, aprobada en Rusia en abril de 2014: estas normas prohíben llevar puesto ningún sombrero u otro gorro al ser fotografiado. Pero parece que la directriz de 2009 prevalece ante el nuevo diseño de la guía.

La respuesta fue rápida: Poco después del triunfo público de Filin, el principal Departamento del Cuerpo de Inspectores de Tráfico de Moscú se percató del caso, que se hizo viral en los medios convencionales . 

El 12 de enero, su oficina principal anunció que iba a investigar la foto de un ciudadano de Moscú llevando ‘un casco poco corriente’ y decidirá si su permiso de conducir será anulado.

Trás dos días y una investigación, Filin salió victorioso. El pastafariano pudo mantener su permiso de conducir bajo una condición: 

Solamente podrá conducir llevando puesto el colador tejido. Si se le coge sin él puesto, se le retirará el permiso de conducir, según el jefe adjunto del Departamento del Cuerpo de Inspectores de Tráfico de Moscú Vladimir Kuzin, Filin no está dispuesto a seguir estas órdenes.

Aquí estamos. R'amen!
[…]

Las órdenes internas del Ministro del Interior no me afectan. […] Conduciré con un colador puesto, o con una gorra hecha de papel de periódico, o con una gorra de béisbol. Conduciré calvo o con barba.

Aparte de ser un pastafariano acérrimo, Filin es un activista cívico y el fundador de “Dvizhenie” (Una palabra rusa que significa al mismo tiempo ‘El movimiento’ y ‘El tráfico’) — un proyecto de ciudadanos que monitoriza el trabajo de la policía de tráfico en Moscú.

La Iglesia del Monstruo del Espagueti Volador se fundó en el 2015 por Bobby Henderson, de Oregón, en los Estados Unidos. Filin asegura que en Rusia, cerca de 170,000 personas se consideran adeptos de esta religión. La religión declara su misión de proteger la libertad de elegir, y cultivar el pensamiento crítico, ironía y auto ironía. 

Mientras los seguidores del pastafarianismo aseguran tomarse la religión en serio, muchos otros la ven como una religión inventada que funciona como un jocoso metacomentario sobre religiones organizadas, sus tradiciones, ritos y vestimenta.

SI!

Niko Alm, un representante austriaco del parlamento fue el primer Pastafariano en el mundo en ganar una batalla de tres años contra los reguladores y consiguió hacerse una foto con un escurridor de pasta para su permiso de conducir en 2011. 

Filin asegura que su colador tejido tiene una forma y color idéntica al escurridor de pasta hecho de plástico en el que Alm firmó un autógrafo durante un encuentro personal en 2014.

Escrito por Darina GribovaTraducido por Cristina Morales
Fuente de inspiración : http://mundoquelonio.blogspot.com 
https://es.globalvoices.org/
Comparte estas palabras !!