Berserkers ... soluciones a la paradoja de Fermi

Berserkers ... soluciones a la paradoja de Fermi
Durante la década de los años 1950, los estrategas de la Guerra Fría contemplaron la idea de un arma del día del Juicio Final, un arma tan terrible e incontrolable que fuese capaz de destruir todo vestigio de vida humana sobre la faz de la Tierra.

 De esta manera, si el enemigo supiese que estás dispuesto a hacer uso de un dispositivo tan devastador, ni siquiera se atrevería a atacar.

Probablemente, el escritor estadounidense Fred Saberhagen tuviese en mente el arma del día del Juicio Final cuando escribió sus relatos sobre berserkers.

Los berserkers de las historias de Saberhagen son máquinas autoreproductoras cuya misión consiste exclusivamente en acabar con toda forma de vida sensible.

Una similitud que podría establecerse para imaginarlas consiste en verlas como sondas de Bracewell-von Neumann, pero con un cierto aire de mezquindad, Son máquinas preparadas para matar, matar y matar.

Así, la relevancia con respecto a la paradoja de Fermi parece clara: las CETs pueden estar sitiadas por berserkers, o peor aún, haber sido aniquiladas por estos; o quizá no se atreven a revelar su situación por miedo a que los detecten los artefactos asesinos.

Parece una solución relativamente elegante de la paradoja. Ahora bien, ¿posee visos de realidad, o tan sólo es pura ciencia ficción?

Si una CET lograse construir sondas capaces de colonizar la galaxia, entonces, desgraciadamente, convertirlas en berserkers no estaría demasiado lejos de su alcance.

De todas formas, resulta difícil imaginar que una raza o especie inteligente quiera desarrollar tecnología berserker, ya que dicha tecnología es tan peligrosa para los creadores como para cualquier otra clase de vida.

Además, ¿cuál podría ser su motivación para construir semejantes armas devastadoras? 

Si su propórito fuese colonizar la galaxia, podrían llevarlo a cabo simplemente siendo los primeros en hacerlo: recordad que el tiempo de colonización necesario es muy inferior a la edad de la galaxia. Sin embargo, no deberíamos mostrarnos demasiado optimistas acerca de las posibilidades de los berserkers.

Supongamos que la programación de una sonda "bien ajustada" mutase.

Quizá una colisión fortuita con un rayo cósmico perdido cambiase el código con la línea donde dice "busca nuevas formas de vida y posibles civilizaciones" por otra que dijese "busca nuevas formas de vida, posibles civilizaciones y termina con ellas". 

Inevitablemente, las sondas autoreproductoras evolucionarán y, en consecuencia, parece muy poco probable que también aparezcan berserkers de forma espontánea tarde o temprano.
 
En la hipótesis de los berserkers se pueden considerar varias críticas.

Incluso admitiendo que existiesen, ¿podrían constituir inevitablemente un némesis? 

¿No podrían las CETs inocularse a sí mismas, lo mismo que harían contra una enfermedad virulenta?

Más aún, el escenario berserker incluye de por sí una paradoja de Fermi: si existen, ¿cómo es que estamos aquí?

Los berserkers ya deberían haber esterilizado nuestro planeta. Por contra, los registros geológicos y fósiles indican que la vida ha estado presente en la Tierra durante millones de años.

Han tenido lugar varias extinciones masivas y todas ellas tienen explicaciones perfectamente naturales.

El universo ya es un lugar suficientemente peligroso sin necesidad de berserkers. Entonces, ¿por qué éstos han silenciado a otras civilizaciones y a nosotros nos han dejado en paz?

El problema de los berserkers es su criterio de selección.

Una instrucción del tipo "destruye toda vida inteligente" es, probablemente, tan incumplible como las famosas Tres Leyes.

¿Qué es "vida inteligente"?

¿Una máquina puede reconocer la inteligencia sin ser, ella misma, inteligente?

Y si la máquina es inteligente, ¿no podrá cuestionar su instrucción en cualquier momento y dar al traste con el plan?

Podríamos intentar soslayar el problema escogiendo un criterio más simple, pero entonces un principio elemental de la fiabilidad de sistemas nos obligaría a escoger el criterio de eliminación más simple posible --recordemos que estamos diseñando sondas/arma que tienen que funcionar dentro de no se sabe cuántos millones de años en un entorno hostil.

¿Emisiones de radio?

Hay procesos naturales que las generan, y distinguir el ruido de un mensaje sin conocer su codificación de partida requiere inteligencia. ¿Contaminación? También achacable a procesos naturales.

¿La mera existencia de vida?

Sería una prueba, por cierto, que nuestra tecnología actual no puede superar.

Supongamos que esas sondas perversas sí pueden hacerlo.

Entonces, ¿por qué no han venido todavía?

Han tenido algún eon que otro...  

Se podría argumentar que los berserkers sólo destruyen formas de vida con un cierto desarrollo tecnológico y necesitan una "disculpa" (presumiblemente, la detección de ondas de radio, por ejemplo) antes de disparar.

Pero este paso extra en el argumento lo único que hace es arruinar lo que potencialmente resulta una elegante solución a la paradoja de Fermi.

Después de todo, si los berserkers son todo lo que se supone que son, ¿dónde están?


La aparición de la vida es rara ....La paradoja de Fermi | VCN
Esta afirmación nos trae a la mente el argumento de la paradoja de Fermi que nos señala que si el universo está lleno de vida, ¿donde ...



No hemos escuchado el tiempo suficiente ... soluciones a la ...
No hemos escuchado el tiempo suficiente ... soluciones a la paradoja de Fermi. No hemos escuchado el tiempo suficiente Hasta ahora hemos ...




Ettore Majorana desapareció misteriosamente en 1938 | VCN
Su mentor, el premio Nobel Enrico Fermi, Ilegó al grado de compararlo con Galileo Galilei e Isaac Newton. Nacido el 5 de agosto de 1906 en ...

Esta obra tiene una licencia Creative Commons.Salvo que se exprese lo contrario. Comparte este artículo con tus cercanos ... les puede ser útil !!