Algunos peligros al tomar leche de vaca...muuuu

Algunos peligros al tomar leche de vaca....muuuu
Si a usted le suena extraño nuestro encabezado, prepárese para ser todavía más sorprendido.

Lea con cuidado el siguiente texto, le aseguro que será muy importante para su salud y la de los suyos…

La producción industrial de leche de vaca tuvo acceso desde un principio a un mercado potencial de enormes dimensiones constituido sobre todo por niños, ancianos, deportistas, adolescentes en pleno desarrollo y mujeres embarazadas o en lactancia; bastaba hacerles creer que necesitaban del aporte nutricional de la leche de vaca para tener un negocio redondo.

La industria de productos lácteos ha gozado de una amplia difusión y en múltiples ocasiones ha financiado campañas escolares para difundir la idea de que es “imprescindible y necesario” el consumo de leche, especialmente por parte de los niños.

La campaña ha tenido un éxito completo: hoy, uno de cada siete dólares gastados en tiendas de Estados Unidos es dedicado a comprar productos lácteos.

El Dr. Frank Oski, director del departamento de Pediatría de la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins y médico en jefe del Centro para niños de esa universidad afirma que “estar en contra de la leche de vaca es igual a ser un anti-americano.”

Incluso gente que ha dejado de consumir carne siente que deben continuar consumiendo leche de vaca para asegurarse de recibir suficientes proteínas y calcio.

Se ha demostrado en recientes investigaciones que el proceso de pasteurización de la leche ha cambiado la calidad del producto; por un lado, ésta al prolongar la vida de la leche, permitió masificar la producción, lo cual creó un monopolio y eliminó la competencia del pequeño productor; pero, por otro lado, el mismo proceso de pasteurización destruye las enzimas naturales, vitaminas y minerales que permiten la digestión de los azúcares y grasas de la leche.

Ante la magnitud de las consecuencias que el consumo de leche ha generado en la salud de la población, comienzan a escucharse las opiniones de eminentes médicos que denuncian los daños que se están provocando:

El consumo de leche vacuna está asociado a anemia por deficiencia de hierro, alergias, diarrea, enfermedades cardiacas, cólicos, hemorragia gastrointestinal, sinusitis, erupciones de la piel, acné, gripes y catarros frecuentes, artritis, diabetes, infecciones de oídos, osteoporosis, asma, enfermedades auto-inmunes, posiblemente cáncer en el pulmón, esclerosis múltiple y linfoma no-Hodgkin.

La Dra. Christiane Northrup, ginecóloga en Yarmouth, Maine, señala que “los lácteos son un tremendo productor de mucosidad y una carga para los sistemas respiratorio, digestivo e inmunológico”.

El Dr. Oski cita en su libro Don´t Drink Your Milk! un estudio realizado en Chicago con más de 20 mil infantes en los años treinta del siglo pasado donde se verifica que los bebés alimentados con leche humana tuvieron una tasa de muertes de 1.5 por cada 1000 niños, mientras que los bebés alimentados con leche de vaca tuvieron una tasa de 84.5 muertes por cada 1000 niños durante los primeros nueve meses de vida.

La tasa de muertes por infecciones gastrointestinales fue 40 veces mayor en los infantes no alimentados por pecho materno, y la muerte por infecciones respiratorias fue 120 veces mayor.

La leche de vaca contiene 20 veces más caseína que la leche humana. La caseína, que es el componente proteínico de la leche, es una sustancia espesa y áspera utilizada para la elaboración de los pegamentos de madera más fuertes que se conocen, lo cual hace que este alimento produzca mayor mucosidad.

Además, para la asimilación de la caseína (del latín caseus, "queso"), el organismo necesita de una enzima, la renina, que el organismo humano (salvo un número muy pequeño de personas) deja de producir a la edad de tres o cuatro años, lo cual hace a la proteína de la leche de vaca imposible de asimilar para la mayoría de los seres humanos. El contenido de caseína de la leche también ha sido asociado a la incidencia creciente de asma en Estados Unidos (en 2002 se estimaban 30.8 millones de gentes, incluidos 8.9 millones de niños) y los países más desarrollados.

El asma es la causa líder de hospitalización de niños, el padecimiento crónico más frecuente de la niñez, y la causa más común de ausentismo escolar debido a un padecimiento crónico. Una de cada 250 muertes en el mundo es debida al asma.

El Dr. William Ellis, un osteópata retirado de Arlington, Texas, señala que las alergias causadas por la leche de vaca son extremadamente comunes e incluyen asma, congestión nasal, irritación de la piel, infecciones del pecho, irritabilidad y fatiga. Es sabido que cuando se reduce o elimina el consumo de lácteos hay una marcada reducción de catarros, gripas, sinusitis e infecciones de oídos (Natural Health reports, julio/agosto de 1994).

Los antígenos en la leche de vaca también pueden contribuir a la incidencia de artritis y osteoartritis. Un estudio publicado en el Scandinavian Journal of Rheumatology demuestra cómo la eliminación de lácteos en la dieta reduce grandemente estos padecimientos, mismos que se agravan con las dietas lacto-ovo-vegetarianas por incluir lácteos.

En una nota publicada en 1992 en The New England Journal of Medicine se consigna que la leche de vaca enlatada puede ser factor contribuyente a la diabetes juvenil así como a enfermedades autoinmunes, al dañar la habilidad del páncreas para producir insulina.

En 1989 (Nutrition and Cancer) se halló vínculo entre el consumo de leche y mantequilla y el riesgo de desarrollar linfoma no-Hodgkin, un cáncer del sistema inmune. El libro del Dr. Oski cita además estudios de dos científicos de la Universidad de Michigan, que condujeron extensas investigaciones en factores asociados con la esclerosis múltiple y hallaron que en Estados Unidos y otros 21 países el único nexo significativo era el consumo promedio de leche.

¿Y la necesidad de calcio? Se ha popularizado la creencia de que para evitar la osteoporosis y construir huesos más fuertes es necesario incrementar el consumo de calcio mediante la ingestión de buenas cantidades de leche de vaca.

Entre muchos investigadores médicos –que no están a sueldo de las compañías vendedoras de lácteos– está creciendo el consenso de que el mejor método para que la gente incremente su nivel de calcio y fortalezca sus huesos es el reducir su consumo de proteínas, en especial de productos de origen animal.

La razón es que los productos de origen animal tienen en la sangre un efecto acidificante que el cuerpo humano necesita balancear por medio de la absorción de minerales alcalinos tales como el calcio proveniente de la estructura ósea. Otro problema relacionado con la asimilación del calcio se refiere a la proporción contenida en un alimento entre este mineral y el fósforo. La leche de vaca contiene 97mg de fósforo por cada 100g, comparado con tan sólo 18mg/100g en la leche humana. Niveles altos de fósforo inhiben la absorción del calcio.

Al respecto el Dr. Frank Oski nos dice que sólo las comidas con una proporción de calcio/fósforo igual o superior que 2 a 1 pueden ser utilizadas como fuentes primarias de calcio. La leche de vaca tiene una proporción de 1.27 a 1, comparada con la leche humana, cuya proporción es de 2.35 a 1, con lo cual la leche de vaca no es fuente asimilable de calcio.

Las tendencias a hacer de los lácteos un alimento para toda la población del mundo se topan con el problema de que alrededor del 75% de los seres humanos en general dejan de producir la enzima lactasa después de la lactancia (la cual permite asimilar el azúcar de la leche, llamada lactosa) como lo ejemplifica claramente el caso de los orientales y de la población negra, es por ello que tradicionalmente gente de esas regiones no acostumbre a tomar leche de vaca.

Por ello, una persona que ya no produce lactasa padece de dolores intestinales, náuseas, diarrea, vómito, etcétera al ingerir esta leche.

Inconvenientes de tomar leche

A pesar del repertorio de estudios al respecto, los investigadores no han sido capaces de determinar cuál es la cantidad de calcio que necesitamos. Las recomendaciones oscilan ente los 400 y 500 miligramos de calcios diarios lo que está llevando a muchas personas en todo el mundo a tomar más calcio del que necesitan.

Aun siendo el calcio esencial para nuestro organismo, si tomamos este nutriente en exceso podríamos tener problemas con su absorción y su acumulación en los riñones.

Un estudio ha encontrado que aquellas mujeres que tomaban al menos 3 vasos de leche al día tenían un riesgo mayor de defunción que aquellas que tomaban 1 o ninguno.

Sin embargo, aunque se realizase sobre una base de datos de 60.000 mujeres, el estudio se basó en simples observaciones.

“30 o mas razones por las cuales la leche de vaca no es tan buena”
Dr. John F. Unruh. Neurological Rehabilitation Internacional Consultants.

1.
La Leche reduce el hierro en los niños pequeños. Es por esto que en 1993, la Academia Nacional de Pediatría de los Estados Unidos publico un comunicado oficial expresando que en su opinión, ningún niño debería de beber leche animal antes de los 18 meses de edad. De igual manera, contribuye a la carencia de ácidos grasos esenciales y Vitamina E.


2.
La leche animal estimula al cuerpo a producir mucosidad. Es por esto que cuando se sufre de un resfriado los doctores recomiendan no tomar leche.


3.
La leche animal esta llena de bacteria. Por lo tanto es un excelente medio para hacer que las bacterias crezcan en el cuerpo. Es por esto que los niños que no toman leche animal o productos lácteos de procedencia animal, no se enferman tan seguido, sufren de menos caries y de infecciones de oído. La pasteurización utilizada por la industria de la leche generalmente dura 15 segundos. Sin embargo, para que las bacterias malas de la leche se inactiven, es necesario que el proceso dure por lo menos 15 minutos.


4.
La Caseína, es una proteína presente en la leche y es utilizada para manufacturar pegamento, produce en un gran numero de niños, que los tejidos blandos se hinchen. Estos tejidos blandos se encuentran comúnmente en la garganta, cavidades nasales y senos paranasales. Cuando estos se encuentran inflamados, se presentan dificultades para respirar.


5.
El beber y consumir productos lácteos esta asociado con varias enfermedades como, diabetes, esclerosis múltiple, del corazón, de Chron, síndrome del intestino irritable y hasta cataratas.


6.
La leche contiene cantidades anormales de antibióticos ya que los granjeros se los inyectan a las vacas para evitar que estas cesen la producción de leche por enfermedades en las ubres. Este tipo de enfermedades son comunes en las manadas productoras de lácteos. Estas cantidades anormales de antibióticos contribuye a que las bacterias se hagan resistentes a ellos, haciendo que combatirlas sea mas difícil cuando se trata de enfermedades mas serias.


7.
La leche animal y productos derivados contienen cantidades excesivas de hormonas femeninas. El 80% de las vacas están embarazadas mientras son utilizadas para producir leche, lo cual naturalmente eleva los niveles de estas hormonas. Además, los granjeros inyectan a las vacas con hormonas sintéticas para incrementar la producción de leche. Estos altos niveles de hormonas femeninas en la cadena de alimentos han sido vinculados con problemas de salud en el mundo entero. Son también asociados con una pubertad precoz.


8.
La leche contiene grandes cantidades de grasa, la cual tapa las arterias incluso de las personas jóvenes.


9.
El azúcar en la leche (lactosa) es muy difícil de digerir ya que cuando una persona llega a la edad de dos años, los intestinos elaboran menos lactasa, una enzima necesaria para absorber y digerir la lactosa. Esta disminución en la producción de lactasa en los humanos sucede cuando ya no es necesaria la ingestión de leche materna para el crecimiento. Cuando consumimos leche o productos lácteos animales, es muy probable que la lactosa se fermente en los intestinos causando problemas digestivos como hinchazón, gases y otras dificultades serias.


10.
La leche animal contiene una perfecta combinación de minerales designados para ayudar a madurar al sistema digestivo de sus crías. Este sistema digestivo les permitirá digerir correctamente los nutrientes del pasto y hierbas. Las vacas cuentan con un estomago configurado por cuatro cámaras y regurgitan, mastican y tragan sus alimentos varias veces antes de digerirlos. Tienen un aparato digestivo muy diferente a los humanos y por lo tanto tienen diferentes necesidades. Cuando consumimos leche, estamos ingiriendo los minerales y químicos que las vacas necesitan en su sistema y como nuestras dietas son diferentes, estos químicos y minerales perturba nuestra digestión y afecta la absorbición de los nutrientes presentes en nuestras dietas.


11.
La leche ocupa un lugar alto en la lista de productos causantes de alergias y sensibilidad. Se ha demostrado que afecta el comportamiento, sueño, concentración y incluso enuresis.


12.
La leche por si sola o cuando se combina con gluten (presente en los granos) se asocia con el autismo. Cuando se sospecha de alguien que padece el Síndrome de Intestino Permeable, se le recomienda una dieta libre de lácteos y gluten.


13.
Los niños discapacitados que sufren de problemas neurológicos tales como Autismo, Síndrome de Down, problemas de aprendizaje y lesiones cerebrales son especialmente vulnerables a los lácteos. Ciertas proteínas presentes en la leche animal, como la caseína y la del suero de leche aparentemente irritan el sistema nervioso de los humanos, provocando que estos problemas neurológicos se agraven en los niños. Es por eso que si no se toma leche o lácteos, los programas de rehabilitación producen mejores resultados, comparados con los que si los toman.


14.
Estudios han comprobado que el consumo de hormonas, colesterol y la grasa encontrada en la leche animal hace a que una persona sea mas probable a desarrollar acne y arrugas en la piel.


15.
Personas de descendencia Asiática, Africana, Hispana o del Sur de Europa son especialmente vulnerables a los problemas asociados con el consumo de leche. Esto explica el por que la mayoría de los países del mundo no toman leche.


16.
La leche es una de las sustancias que contienen mas dioxinas. Contrario a lo que se creía, las Dioxinas en la leche y los quesos son diez veces mas propensas a producir cáncer. Durante el verano de 1999 la industria de la leche en Bruselas cerro por un mes debido a que la leche contenía 100 veces mas los niveles recomendados de dioxina.


17.
La leche contiene sangre animal.


18.
La leche contiene Pus. Las reglas del departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) estipulan que la leche es anormal y no se debe de ingerir si contiene mas de 200,000 células blancas muertas por mililitro. En el 2001, se examino la leche producida en 48 estados para determinar si cumplían con las normas de la FDA. Cada estado resulto sobrepasar los limites permitidos. Incluso mi propio estado, Florida, fue el peor. Tuvo un conteo de células de 548,000.


19.
La leche es asociada con el cáncer de próstata en los hombres. Los riesgos aumentan un 30% si se consumen de dos a tres porciones al día. Las mujeres que toman productos lácteos aumentan sus riesgos de contraer cáncer de ovario hasta en un 66%.


20.
El consumo de leche y los quesos se asocia con el Asma. Cuando los humanos consumen la proteína Caseína (utilizada para crear el pegamento que adhiere las etiquetas en las botellas de cerveza) producen histamina y después moco. Si los bronquios se llenan de esta sustancia se producen dificultades al respirar.


21.
Los niños que toman mucha leche y consumen mucho queso seguido carecen de Zinc.


22.
La leche es alta en colesterol, el cual produce enfermedades del corazón.


23.
Las historias asociadas el calcio y el consumo de leche es en su mayoría un mito creado por la industria de la leche, quien en su campañas de publicidad dicen que la leche de vaca contiene grandes cantidades de calcio. Estratégicamente también dicen que necesitamos calcio. Estas dos afirmaciones son ciertas, sin embargo, no dicen que el consumir leche nos provea de este calcio, esto es por que en realidad no sucede así. El calcio en la leche se combina con otros minerales, que se encuentran en cantidades excesivas en la leche animal, formando una molécula la mayoría de las veces muy grande para ser absorbida por el intestino humano. En áreas del mundo donde no se consume leche, las enfermedades asociadas con la falta de calcio son casi inexistentes. La osteoporosis y ateroesclerosis son muy raras en culturas donde el consumo de leche es limitado. De echo, estudios recientes sugieren que la leche y el queso en realidad puedan ser los causantes de la osteoporosis ya que las altas cantidades de proteínas en los lácteos provocan que el calcio se separe de los huesos.


24.
La regulación de la presencia de Vitamina D en la leche, es muy mal regulada. Recientemente, se encontró que en 42 muestras solamente el 12% contaban con la cantidad prometida de vitamina D. también se han estudiado 10 muestras de formulas infantiles. 7 de ellas contenían el doble de cantidad de vitamina D anunciada. Una incluso tenia 4 veces mas. La Vitamina D es toxica en cantidades de sobredosis.


25.
El tomar leche podría contribuir en la fractura de huesos. En un estudio de 78,000 mujeres hecho durante un periodo de 12 años, la leche no redujo el riesgo de fracturas. De hecho, las mujeres que tomaban leche tres veces al día tuvieron mas fracturas que las que rara vez lo hacían.


26.
Otro factor importante es el colesterol. El riesgo de enfermedades cardiacas y de circulación. 8 onzas de leche equivalen a 14 piezas de tocino. Es esto lo que desea para usted o sus hijos? Es su opción. Un vaso de leche equivale a 35mg de colesterol. 4 piezas de tocino equivalen a 30 mg.


27.
Otros de los efectos asociados con el consumo de leche animal incluyen diarrea y estreñimiento, especialmente en los jóvenes.


28.
El consumo de leche animal puede también estar asociado con el Síndrome de Muerte Súbita Infantil y la enfermedad de Esclerosis lateral Amiotrofica (Enfermedad de Lou Gehrig).


29.
La leche es un buen conductor de veneno. Un estudio que reviso casos de envenenamiento en Inglaterra y Gales entre 1992 y 1996, 20 de estos casos estaban asociados con el consumo de leche y sus derivados.


30.
La composición química de la leche de vaca es absolutamente perfecta para nutrir a un ternero. Provee con los nutrientes exactos para hace que la vaca sea nutrida perfectamente y le ayuda a desarrollar su sistema digestivo e inmune. La leche humana es igual de perfecta para los bebes. Si le diéramos leche humana a un ternero, sufriría de mal nutrición y se enfermaría en muy poco tiempo. Claro esta que cualquiera pensaría que hacer esto es algo ridículo. Sin embargo, Es esto mucho mas ridículo que el alimentar a nuestros niños con leche y derivados no humanos?

Existen muchas otras alternativas a la leche animal. La leche de Soya, arroz y papa es excelente. En algunos países se puede encontrar leche de almendra, coco y plátano. En la mayoría de los supermercados se puede encontrar queso de soya y de vegetales, yogur de soya y hasta helado de arroz.

Para los bebes, existen marcas de formulas con base de soya y son tan nutritivas y saludables como las que contienen base de leche animal.

Tambien existe la dieta libre de leche.

La mayoría del mundo no toma leche y obtienen calcio satisfactoriamente de otros alimentos. Almendras, amaranto, fríjol pinto y negro, brócoli, repollo, garbanzo, coliflor, berza, flor dientes de león, higos, avellanas, col verde, escarolas, puerro, melaza, ocra, aceitunas, cacahuates, perejil, pistachos, uva pasas, ajonjolí, frijol de soya, tofu, espinacas, semillas de girasol, berros, son tan solo algunos de los alimentos que contienen cantidades considerables de calcio que nuestro organismo puede absorber y que podemos disfrutar.



Ventajas de tomar leche 

Entre todo lo que conocemos sobre la leche, lo único que podemos afirmar con seguridad es que es una fuerte rica en calcio.

Y es ahí dónde empieza la riña, entre las entidades de la salud que afirman que solo la necesitamos durante el denominado periodo de lactancia y los simpatizantes de la leche como suplemento de calcio diario.

Son tan diversas las opiniones que nos cuesta decidirnos, por ello en Medciencia os acercamos las ventajas e inconvenientes de tomar leche.

El calcio es un nutriente esencial para la estabilidad de nuestras células, y en caso de tomar la cantidad necesaria, el calcio almacenado en nuestros huesos se libera para compensar estos bajos niveles en sangre.
Por ello, son los huesos los primeros en notar la pérdida de este elemento.

“El calcio, junto con la salud de nuestros huesos deberían ser prioridad de grado A en las necesidades nutricionales” Nos comenta Connie Weaver, directora del Women’s Global Health Institute.

En un vaso de leche nos encontramos con 300 miligramos de calcio, por lo que la leche es la fuente idónea para incorporarlo.

Para que os hagáis una idea, para conseguir esa misma cantidad de otros alimentos tendríamos que tomar por ejemplo 10 piezas de espinaca o 4 porciones y media de brócoli.

Además del calcio, la leche contiene muchos otros nutrientes, como son potasio, magnesio, fósforo y diferentes proteínas. De esta forma, el doctor Richard Heaney, endocrinólogo y experto en la salud del hueso de la Universidad de Creighton, afirma:

Numerosos estudios indican que aquellos adultos que toman menos de dos tercios del calcio recomendado también presentan una deficiencia en otros 6 nutrientes.

Neurological Rehabilitation Internacional Consultants
JOHN F. UNRUH, PH.D. – Director PATRICIA UNRUH Assoc. Doctor


Más interesantes artículos en ...   Vida cotidia nitica