Comer fresas ayuda tu digestión

Comer fresas ayuda tu digestión
Este colorido y sabroso fruto, que crecía en forma silvestre en Europa, pertenece al género fragaria, que se relaciona con la fragancia (fraga, en latín) que posee.

Actualmente, la fresa que conocemos es una mezcla entre la pequeña especie conocida como fragaria vesca, originaria de las zonas más cálidas del viejo continente y Asia, y dos especies provenientes del continente americano: por un lado, fragaria chiloensis, que crece a todo lo largo de América del Norte y Sur y, por otro, fragaria virginiana o fresa escarlata, que proviene de Virginia, Estados Unidos.

Las fresas contienen dentro de su composición química, vitamina C, vitamina E y beta carotenos, biomateriales responsables de prevenir daños en las paredes arteriales que pueden derivar en problemas cardiovasculares y metabólicos.

Siempre se creyó que las fresas, por su acidez debían ser evitadas por aquellas personas que sufrían problemas digestivos, hoy en día se sabe que las fresas pueden ayudar a mejorar la digestión.

Las fresas contienen vitamina del complejo B y K, fructusa, ácido salicílico, agentes bacterianos, azúcar y pectinas.
Estas sustancias ayudan a aumentar la segregación de jugos gástricos al consumir alimentos o bebidas en exceso. De esta forma mejoran la digestión.

Después de una ingesta abundante de comidas ricas en grasas, consumir una porción de fresas frescas puede evitar la aparición de problemas digestivos.

Las fresas además, ayudan a evitar la formación de cálculos en la vesícula, ya que reduce la concentración de colesterol en sangre. Esto permite una mejor emusificación de las grasas a nivel intestinal y por ende una menor absorción.

México cuenta con gran diversidad de frutas y prácticamente todo el año (de noviembre a mayo) podemos disfrutar este alimento, ya sea en forma natural o en mermeladas, aderezos, jaleas o golosinas.

A pesar de su gran disponibilidad vale la pena que tengamos en cuenta su apariencia, pues de ello depende, en gran parte, su calidad; es ideal que se vea fresca, de color rojo intenso y consistencia firme, sus hojas deben ser verdes y no estar marchitas.

Hay que evitar las que tengan zonas blancas, así como las magulladas, sin pasar por alto que cuando están maduras se deterioran muy rápidamente, por lo que es conveniente lavarlas (al chorro de agua y con un cepillo pequeño será mejor), desinfectarlas y comerlas inmediatamente; si quiere conservarlas, deben congelarse.

Por otro lado, es importante mencionar que es recomendable que los niños empiecen a comer este nutritivo alimento a partir del primer año de vida, ya que pueden ser alérgicos, o bien, presentar un cuadro de amibiasis que su sistema inmunológico (en formación) no podría combatir completamente.

Los cinco animales chinos de la buena suerte | VCN

 ... Las personas aspiran ser como el Pi Xiu, y no gastar grandes sumas de dinero, o perseguir sin fin suerte o fortuna. Generalmente se considera ...


Rodrigo Sánchez-Arjona y la “primera” línea telefónica de España ...

... Bell fue un inventor genial, no hay duda de ello, y tuvo buen visión comercial, además de contar con la fortuna de encontrarse en el lugar y el ...


Soñadores del futuro ...John Jacob Astor | VCN

... Pero para su viaje de regreso tuvieron la mala fortuna de elegir embarcarse en el RMS Titanic. John Jacob Astor IV había nacido en 1864 ...