Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo (B. F)

El cerebro , 52 Errores, mitos y algunas mentiras

El cerebro ...  52 Errores, mitos y mentiras
El cerebro es uno de los órganos más complejos del ser humano, es motivo permanente de estudio y análisis.

Aunque hay muchos aspectos del cerebro que siguen siendo un misterio, hay también una serie de 50 mitos en torno a él ,pero que vamos a tratar de despejar aquí.


1. Los seres humanos somos cada vez más inteligentes.

Las puntuaciones medias en las pruebas de inteligencia han aumentado entre tres y ocho puntos por década en el siglo XX en muchos países industrializados.

El hecho no se debe a la evolución sino a la mejora de las condiciones de vida de los niños económicamente más desfavorecidos.

2. El estado de ánimo de ellas ¿ es más variable que el de ellos ...?

Lo que ocurre es que tanto unos como otras tienden a recordar mejor los cambios del estado de ánimo de las mujeres, por lo que las personas a las que se les pide que recuerden el grado de variabilidad de su estado de ánimo o del de su pareja mencionan más cambios de humor en ellas.

3. Beber no destruye neuronas ...
Beber en exceso durante muchos años da lugar a que se reduzca el tamaño del cerebro pero, por lo general, se trata de un fenómeno reversible. El vino tinto puede incluso proteger el cerebro, al reducir el riesgo de derrames cerebrales.

4. Escuchar a Mozart no hace más listo a un bebé.
Este mito surge de una investigación realizada entre estudiantes de enseñanza superior que detectó que esa actividad producía un efecto limitado, que duraba sólo media hora.

Sin embargo, aprender a tocar un instrumento musical se asocia con un incremento de la capacidad para el razonamiento espacial.

Antes de continuar leyendo les muestro esta bonita infografía con 14 curiosidades, mitos y verdades del cerebro humano , que comparte con nosotros CogniFit.

El cerebro ...  52 Errores, mitos y algunas mentiras


5. Las vacunas no causan autismo.
En varios países, suprimir el componente de las vacunas que se aseguraba que causaba autismo no ha tenido ningún efecto en los índices de diagnóstico del autismo.

Por lo general, el autismo está causado más bien por la herencia de una multiplicidad de genes defectuosos.

6. Los pliegues exteriores no guardan relación con la inteligencia.
Las circunvoluciones o relieves están más bien relacionadas con el tamaño del cerebro, porque gracias a esa disposición cabe más cerebro en un espacio más reducido. En los cerebros más grandes, la corteza contiene asimismo más materia blanca, las fibras de asociación que conectan regiones distantes del cerebro.

7. La ciencia trabaja en conseguir que los paralíticos muevan sus extremidades
Los investigadores están trabajando en el diseño de prótesis de brazos para ayudar a pacientes que sufren parálisis prácticamente totales. Mediante una monitorización de la actividad del cerebro, los investigadores pueden deducir cuál es el movimiento que pretenden reproducir y utilizar esa información para guiar un brazo artificial.


8. Un golpe fuerte en la cabeza no cura la amnesia ...
Por mucho que el cine se haya empeñado en convencernos de lo contario. Tampoco se consigue con hipnosis ni con la visión de un objeto muy apreciado; en cuanto a la neurocirugía, es más probable que, en lugar de remediar la pérdida de memoria, la cause.

9. El cerebro no es como un ordenador ...
Dado que se ha desarrollado a lo largo de millones de años a través de la selección natural, cuenta con sistemas que surgieron con un propósito determinado y que posteriormente se han adaptado para otro, incluso aunque no funcionen perfectamente. Por tanto, no es la obra de un ingeniero.

10. Los ciegos no oyen mejor.
No gozan de unas condiciones mejores que las personas videntes para identificar los sonidos, aunque sí es cierto que tienen una mejor memoria, especialmente para el lenguaje. También son más diestros en la localización de sonidos débiles. Ambas habilidades pueden ayudarles a reconocer mejor todo aquello que les rodea.

11. La fuerza de voluntad aumenta cuando logramos algo.
Es como un músculo y puede entrenarse. Después de llevar a cabo una tarea que requiere autocontrol, las personas ya no acometen una segunda tarea con el mismo grado de esfuerzo, aun cuando una y otra tarea no tenga nada que ver. Esta reserva común de fuerza de voluntad se va fortaleciendo con la práctica. En consecuencia, la disciplina acrecienta la fuerza de voluntad.

12. El ejercicio físico favorece al cerebro en la vejez
Hace que el oxígeno y la glucosa sigan fluyendo cuando la persona envejece. Practicarlo de forma regular mejora el funcionamiento del cerebro en las personas mayores, que pueden sufrir problemas de planificación y de pensamiento abstracto porque la corteza frontal se reduce con la edad. 

13. Es capaz de sintonizar sonidos
Resulta complicado utilizar el teléfono móvil en un lugar ruidoso. Taponarse el otro oído con un dedo no da resultado; en lugar de eso, tape el micrófono del aparato para oír mejor. Este truco aprovecha la capacidad del cerebro para separar las señales que le llegan desde diferentes lugares. 

14. Nos permite movernos en el espacio, como un navegador
Uno de los trabajos más arduos del cerebro es que consigue hacerlo sin que nos demos cuenta.
Es relativamente fácil hacer que un ordenador aplique reglas lógicas y efectúe operaciones matemáticas, pero resulta difícil que evalúe una imagen visual y se desplace con facilidad en el espacio, como hacemos los humanos de manera automática. Por ejemplo, el cerebro humano puede distinguir objetos visualmente e identificar voces en una fiesta, tareas que son todo un reto para un ordenador. 

15. Reaccionamos antes de pensar.
A menudo nos damos cuenta de nuestra respuesta a un acontecimiento sólo cuando ya hemos comenzado a reaccionar. Por ejemplo, si se pide a un grupo de personas normales que reaccionen a un estímulo visual, éstas suelen indicar haber adquirido conciencia del estímulo medio segundo después de comenzar a reaccionar. De esta manera, la conciencia actúa como una especie de intérprete que proporciona información retrospectiva sobre nuestras acciones. 

16. Toma atajos y se equivoca
El cerebro suele buscar rápidamente una respuesta adecuada, en lugar de emplear más tiempo para dar con la respuesta perfecta. Esto significa que toma atajos y da muchas cosas por sentadas.
Responda al siguiente problema lo más rápidamente que pueda, sin hacer las operaciones matemáticas: Una raqueta y una pelota cuestan 1,10 euros. La raqueta cuesta un euro más que la pelota. ¿Cuánto cuesta la pelota? Es posible que haya dicho 0,10 euros, pero la respuesta correcta es 0,5 euros. 

17. Los testigos presenciales no son fiables
El cerebro se desembaraza de la mayor parte de la información que le llega del exterior una vez que ha comprobado que no reviste novedad.
Por esa razón los testigos presenciales son de escasa fiabilidad, en parte porque todos creemos que vemos y recordamos más detalles que los que realmente podemos ver y recordar. 

18. No siempre interpretamos los hechos con lógica
Durante la mayor parte del tiempo, el cerebro interpreta aquello que presenciamos de acuerdo con unas reglas generales que son fáciles de aplicar, pero que no siempre guardan una lógica. Requiere muchísimo esfuerzo aplicar un análisis pausado y meticuloso a todas las cosas, lo que es apropiado para realizar cálculos matemáticos o resolver un rompecabezas. 

19. El futuro nunca se ve de modo realista.
Cuando pensamos en cómo será nuestra situación en el futuro, nuestros cerebros se imaginan detalles poco realistas y dejan fuera otros que pueden ser importantes. En consecuencia, cuando planificamos nuestras vidas nos inclinamos a pasar por alto tanto dificultades como oportunidades. 

20. Sólo consume el equivalente a dos plátanos
Todo el consumo de energía puede medirse con la misma unidad de potencia: el vatio. El cerebro sólo emplea 12 vatios, menos que la bombilla de su nevera, pero puede hacer mucho más. Cada día el cerebro utiliza la cantidad de energía que contienen dos plátanos grandes. No es mucha potencia, pero es una gran proporción del presupuesto energético de todo el cuerpo, que es de unos 70 vatios. 

21. Dispone de una especie de reloj
Cuando realizamos vuelos de larga distancia hacia el este o el oeste, este reloj tarda algún tiempo en ponerse en hora. Permanecer despierto no pone en hora el reloj, pero la luz sí cambia su hora. La luz fija el reloj interno según la hora que el cerebro calcula. Por lo general, cuando en el lugar del destino de un viaje es por la tarde, la luz pone en hora el reloj cerebral de forma correcta, independientemente de que se haya viajado al este o al oeste. No obstante, no es bueno viajar demasiado.
Atravesar muchas zonas horarias más de dos veces al mes es peligroso para la salud pues puede ocasionar daño cerebral y problemas de memoria, probablemente debido a las hormonas del estrés. 

22. Cada vez que recordamos algo, borramos y rescribimos el recuerdo.
Ello permite que, al final, recordemos cosas que en realidad no han ocurrido jamás. Eso explica por qué es frecuente que diferentes personas recuerden los mismos hechos de manera diferente. 

23. La tensión crónica hace perder la memoria
Una excitación emocional incrementa la acumulación de detalles importantes en la memoria de largo plazo. La tensión nerviosa activa la secreción de unas hormonas que actúan sobre el hipocampo y la amígdala para reforzar la memoria. La tensión crónica, por el contrario, puede dañar el hipocampo y dar lugar a pérdidas permanentes de memoria. 

24. No distingue el sabor del azúcar. A los ratones de laboratorio la Coca Cola Light no les sabe dulce. El ingrediente que la endulza (el aspartamo) actúa al reaccionar con las papilas gustativas de la lengua sensibles al dulzor, mensaje que recibe el cerebro. Pero las papilas de los ratones reaccionan sólo al azúcar y a la sacarina, pero no al aspartamo. 

25. El picante no da calor aunque haga sudar
El receptor gustativo que identifica la capsicina, el compuesto químico que hace que la comida sepa picante, detecta también las temperaturas elevadas. Ésta es la razón por la que los alimentos fuertemente especiados hacen sudar. Las terminaciones nerviosas sensibles a la capsicina están repartidas por todo el cuerpo, como cualquiera puede comprobar simplemente tocándose los ojos con los dedos después de haber picado unas guindillas. 

26. Estornudar tras un orgasmo es un "fallo" cerebral
A muchos hombres les sucede de forma frecuente. La razón es que las ramificaciones cerebrales son una maraña intrincadísima que puede llevar a que extraños cruces de cables produzcan movimientos reflejos diferentes. Otro efecto producido por lo mismo: una de cada cuatro personas estornuda cuando mira una luz resplandeciente como, por ejemplo, el Sol. 

27. Nadie puede hacerse cosquillas a sí mismo.
La razón es que el cerebro propio predice lo que cada cual va a sentir en respuesta a sus propias acciones. Se puede aprovechar esta facultad del cerebro para defenderse de que le hagan cosquillas a uno: basta con poner una mano encima de la mano de la otra persona mientras las hace. 

28. Los bebés desconectan las conexiones neuronales que no utilizan.
En general, desechan las que no se usan lo suficiente durante los dos primeros años de vida. Si el cerebro fuera un rosal, las experiencias de mundo exterior serían la técnica que se utiliza para podar, no el fertilizante. 

29. Quien sufre abusos durante la infancia es más vulnerable al estrés
Se ha descubierto en experimentos con ratas (lo que podría trasladarse a los humanos) que una buena crianza las vuelve menos vulnerables como adultas al estrés, al reducirse la intensidad de las respuestas de su sistema de hormonas. Una mala crianza aumenta el riesgo de depresión, ansiedad, obesidad, diabetes, hipertensión y dolencias cardiacas. 

30. Sí se aprende mejor un idioma en la niñez
Los niños pequeños reconocen los sonidos de todos los idiomas pero, a partir de los 2 años de edad, sus cerebros empiezan a encontrar dificultades para diferenciar sonidos que no son habituales en su lengua materna. 

31. Los adolescentes están "equipados" para comportarse bien

Durante la adolescencia, se aprecia en los individuos una mejora en la planificación y organización del comportamiento, en la inhibición de las reacciones, en la capacidad de atención, en la memoria y en el autocontrol emocional.

Probablemente sea debido a que las conexiones en la corteza cerebral prefrontal, que son importantes en la regulación del comportamiento, siguen desarrollándose hasta los 20 años de edad.

La moda real del antiguo Egipto | VCN

 ... El verde y el negro representaban diferentes aspectos del proceso de regeneración. Otros colores que se complementaban entre sí eran el ...


Una mirada al color de los ojos | VCN

 ... en los siguientes: marrón, avellana, ámbar, verde, gris, azul, violeta y rojo. Sí, un muy pequeño porcentaje de personas tiene los ojos rojos.


¡Dios mío, qué solas se quedan las vacas! | VCN

 ... Pues pones Pilar Sordo, conferencia en Valdivia, y ya te sale. Luego nos paramos a descansar junto a un prado que más verde no podía estar.

52 Errores, mitos y algunas mentiras del cerebro ... (Segunda parte)

El mito del 10% o ¿es gran parte de nuestro cerebro inservible?