Estrategias de manipulación en los medios de comunicación colectivos

Estrategias de manipulación en los medios de comunicación colectivos
Noam Chomsky,es lingüista, filósofo y activista estadounidense, crítico de sociedades capitalistas, elaboró una lista de las que consideran son las estrategias más comunes que emplean los medios de comunicación para la manipulación.

1. La estrategia de la distracción

Se desvía la atención del público de los problemas importantes y de los cambios decididos por las elites políticas y económicas, usando la técnica del diluvio o inundación de continuas distracciones y de informaciones insignificantes.

Esta estrategia es también útil para impedir que las personas se interesen por conocimientos esenciales, en el área de la ciencia, economía, psicología, neurobiología y cibernética.
“Mantener la Atención del público distraída, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivada por temas sin importancia real. Mantener al público ocupado, ocupado, ocupado, sin ningún tiempo para pensar; de vuelta a granja como los otros animales". ['Armas silenciosas para guerras tranquilas']

2. Crear problemas y después ofrecer soluciones

También llamado “problema-reacción-solución”. Se crea un problema, una “situación” prevista para provocar determinada reacción en el público, para con ello el público sea el que exige soluciones. Por ejemplo: dejar que se desenvuelva o se intensifique la violencia urbana, u organizar atentados sangrientos, a fin de que el público sea el demandante de leyes de seguridad y políticas en perjuicio de la libertad.

O también: crear una crisis económica para hacer aceptar como un mal necesario el retroceso de los derechos sociales y el desmantelamiento de los servicios públicos.

3. La estrategia de la gradualidad

Para que se se acepte una medida inaceptable, es necesario que su aplicación sea gradual, por años consecutivos. Es de esa manera que condiciones socioeconómicas radicalmente nuevas (neoliberalismo) fueron impuestas durante las décadas de 1980 y 1990: Estado mínimo, privatizaciones, precariedad, flexibilidad, desempleo en masa, salarios que ya no aseguran ingresos decentes, tantos cambios que hubieran provocado una revolución si hubiesen sido aplicadas de una sola vez.

Estrategias de manipulación en los medios de comunicación colectivos

4. La estrategia de diferir

Es otra forma en que una decisión impopular se presenta como “dolorosa y necesaria”, para obtener la aceptación pública, en el momento, para una aplicación futura. Es más fácil aceptar un sacrificio futuro que un sacrificio inmediato. Primero, porque el esfuerzo no es inmediato.

Luego, porque el público, tiene siempre la tendencia o esperanza de “todo mejorará” por lo que el sacrificio exigido podrá ser evitado. Esto da más tiempo al público para acostumbrarse a la idea del cambio y de aceptarla con resignación cuando llegue el momento.

5. Dirigirse al público como criaturas de poca edad

La mayoría de la publicidad dirigida al gran público emplea discursos, argumentos, personajes y entonación particularmente infantiles, de forma frecuente próximos a la debilidad, como si el espectador fuese una criatura de poca edad o un deficiente mental. Mientras mayor sea el esfuerzo por engañar al espectador, más se tiende a adoptar un tono infantilizante ¿Por qué?
“Si uno se dirige a una persona como si ella tuviese la edad de 12 años o menos, entonces, en razón de la sugestionabilidad, ella tenderá, con cierta probabilidad, a una respuesta o reacción también desprovista de un sentido crítico como la de una persona de 12 años o menos de edad". ['Armas silenciosas para guerras tranquilas']

6. Utilizar el aspecto emocional mucho más que la reflexión

El uso de las emociones es una técnica clásica que causa un conflicto con el análisis racional, y por último con el  sentido critico de los individuos. También es una forma en que se da acceso al inconsciente para implantar o injertar ideas, deseos, miedos y temores, compulsiones, o inducir comportamientos.

7. Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad

Con ello el público es incapaz de comprender las tecnologías y los métodos utilizados para su control y su esclavitud.

“La calidad de la educación dada a las clases sociales inferiores debe ser la más pobre y mediocre posible, de forma que la distancia de la ignorancia que planea entre las clases inferiores y las clases sociales superiores sea y permanezca imposibles de alcanzar para las clases inferiores". ['Armas silenciosas para guerras tranquilas'].
8. Estimular al público a ser complaciente con la mediocridad

Promover al público a creer que es aceptable el hecho de ser anormalmente lerdo, vulgar e inculto.

9. Reforzar la autoculpabilidad

Se hace creer al individuo que es solamente él es culpable por su desgracia, por causa de la insuficiencia de su inteligencia, de sus capacidades, o de sus esfuerzos. Así, en lugar de rebelarse contra el sistema económico, el individuo se autodesvalida y se culpa, lo que genera un estado depresivo, uno de cuyos efectos es la inhibición de su acción


10. Conocer a los individuos mejor de lo que ellos mismos se conocen

En el transcurso de los últimos 50 años, los avances han generado una creciente brecha entre los conocimientos del público y aquellos que poseen y utilizan las elites dominantes. Gracias a la biología, la neurobiología y la psicología aplicada, el “sistema” ha disfrutado de un conocimiento avanzado del ser humano, tanto de forma física como psicológicamente.

El sistema ha conseguido conocer mejor al individuo común de lo que él se conoce a sí mismo. Esto significa que, en la mayoría de los casos, el sistema ejerce un control mayor y un gran poder sobre los individuos, mayor que el de los individuos sobre sí mismos.

La inteligencia emocional

¿Existe en realidad? ¿O es solo un mero invento de algún coach inspirado?
Hoy analizamos este concepto desde una perspectiva científica, y cómo puede impactar en nuestra vida personal y profesional. ¿Qué es la inteligencia emocional?

Hace unas semanas Mercedes Núñez nos contaba cuál era el secreto de la felicidad laboral. Por mucho que pensemos que nuestra satisfacción en el trabajo debe medirse en términos económicos, lo cierto es que, como suele suceder, la realidad es mucho más compleja de lo que creemos.
 
De este modo, la felicidad en nuestro desarrollo profesional presenta múltiples caras, entre las que destaca formar parte de un entorno saludable, además de contar con instalaciones adecuadas, un buen horizonte laboral y la posibilidad de conciliar nuestra vida personal con el trabajo, entre otros muchos factores.

Pero, sin lugar a dudas, tener la posibilidad de desenvolvernos laboralmente en un hábitat agradable también depende a su vez de varios parámetros: contar con buenos líderes al mando de la compañía y un equipo de trabajo que facilite las cosas o recursos, suelen ser factores que no olvidamos mentar.

En los casos en los que hablamos de nuestro desarrollo profesional, muchas veces se cita ese extraño concepto....

El término ‘inteligencia emocional’ fue acuñado en 1990 por Peter Salovey y John D. Mayer  y según los últimos estudios en psicología, se trata de un concepto firme, pero no rígido. En otras palabras, aunque la genética y las experiencias que hayamos vivido durante nuestra infancia definan en parte cómo somos, lo cierto es que hoy sabemos que la formación y el entrenamiento pueden ayudarnos a mejorar.

Esta idea no supone que todos vayamos a mejorar una vez que participemos en un programa de coaching para mejorar nuestra inteligencia emocional. No siempre damos con el mejor profesor.

No siempre somos los alumnos más brillantes en los talleres. Adaptarse no es fácil, y más si lo hacemos en el terreno psicológico. Para ello, la fuerza de voluntad y las ganas de mejorar han de ser nuestra principal máxima. Pero, ¿sirve de algo esto en el terreno laboral?

Un artículo publicado hace unos días en Harvard Business Review apuntaba que el desarrollo de la inteligencia emocional podría ayudarnos efectivamente en el trabajo.

En particular, el post hablaba de que un entrenamiento de este término psicológico mejora el potencial emprendedor de las personas, su talento y liderazgo, su satisfacción, felicidad y éxito profesional. Incluso, el mencionado blog citaba que la inteligencia emocional también podría tener cierta relevancia sobre nuestra salud.

¿En qué consiste la inteligencia emocional?

Una investigación publicada en 2009 en la prestigiosa revista PNAS definía la inteligencia emocional como la serie de competencias que nos permitían recoger información sofisticada sobre las emociones y estímulos relacionados, que luego usaríamos como guía para determinar nuestro pensamiento y comportamiento.

En psicología, se discute mucho sobre si la inteligencia emocional y la cognitiva debían formar parte de la denominada ‘inteligencia general’, aunque los últimos debates apuntan a que deben considerarse de manera separada e independiente, ya que la inteligencia emocional enriquecía parte de nuestras capacidades personales.

Dado que nos ayuda a enfrentarnos en cierta manera a nuestra integración social diaria, es intrigante pensar qué es lo que determina esta habilidad.

Por ahora, a nivel neurocientífico no existe una respuesta definitiva sobre la localización cerebral de la inteligencia emocional. Lo que sí sabemos por ahora son las áreas en las que se desenvuelve esta destreza, y podemos describir cuatro campos importantes:
  1. Percibir emociones es la etapa más básica para interpretar los estímulos que nos rodean. Si no somos capaces de recibir las sensaciones a nuestro alrededor, entonces es imposible que podamos procesarlas y actuar en consecuencia.
  2. Utilizar las emociones como hoja de ruta en nuestras actividades cognitivas y pensamientos.
  3. Entender las emociones. No sólo se trata de percibirlas y tratar de procesarlas, también es fundamental ponerse ‘en la piel del otro’ y trabajar y desarrollar nuestra actividad en consecuencia.
  4. Gestionar las emociones. A esto nos referíamos en el tercer punto: responder de la forma más adecuada a las emociones de la otra persona y de nuestro propio yo, realizando un balance entre lo que pensamos, queremos decir y quieren escuchar de nosotros. Complicado, ¿verdad?
Quizás el autor más conocido sobre inteligencia emocional sea el psicólogo Daniel Goleman, quien popularizó este término gracias a su libro “Emotional Intelligence: Why It Can Matter More Than IQ”. 

 En esta publicación, el norteamericano llega a afirmar que nuestro éxito en la vida dependerá en buena parte de la inteligencia emocional.

¿Vivimos en una simulación informática? | VCN

 ... Eventualmente se podrán realizar simulaciones más potentes, capaces de modelar en la escala de una molécula, luego una célula e incluso ...


Larga vida , criogenia | VCN

 ... A partir del año 2001, Alcor comenzó a sustituir el glicerol por otras sustancias capaces de provocar la “vitrificación” del cerebro completo y ...


¿Vida en un universo sin interacción nuclear débil? | VCN

 ... la existencia de universos capaces de albergar vida en ausencia de la interacción nuclear débil. Y han llegado a unas conclusiones, cuando ...


Noam Chomsky, "Las 10 Estrategias de manipulación mediática",
Creative Commons Atribución-CompartirIgual 3.0 Unported. (CC BY 3.0) ☺ mipropiadecadencia.blogspot.com
Otros temas interesantes en …Vida cotidia nitica