Imágenes históricas , Primera guerra mundial

Imágenes históricas , Primera guerra mundial
Sanitäthunde: perros de la Cruz Roja en la Gran Guerra
Primera guerra mundial , imágenes documentales históricas.

Durante el mes de agosto de 1914, durante el verano europeo, los alemanes fueron testigos de su propia redención.

Alemania era la nación más poderosa del momento en la Europa de inicios de siglo, también ... la más temida y la más incómoda para sus vecinos.

Su economía, la más pujante y agresiva del continente ,con un potencial industrial que era la envidia de todos los países competidores.

La segunda revolución tecnológica protagonizada por las industrias química y eléctrica durante el último tercio del siglo XIX fue el puntal de una nación mutilada por las guerras napoleónicas y que surgió poderosamente después de su clamorosa victoria sobre Francia después de la guerra franco-prusiana.

Alemania, no obstante, no era tan sólo una pujante industria. Se trataba de una nación forjada por la lucha. El ejército prusiano, base y columna vertebral del ejército imperial reunía en una sola institución la base de la idiosincrasia alemana.

Disciplina, eficiencia, rigor y eficacia definían perfectamente el ejército alemán. Y éste fue el espejo en el que bebieron otras instituciones alemanas, como su burocracia, el sistema educativo, y un largo etcétera.

Así, los grandes logros de la germanidad para el siglo XX eran su eficaz sistema burocrático, sus éxitos académicos tras los cuales estaba un exigente e impecable sistema educativo, una impresionante industria química, eléctrica y metalúrgica; y por encima de todo su ejército, envidia y temor de todas las naciones europeas.

Tras esta fachada, sin embargo, existían graves contradicciones internas.

La sociedad alemana era un corpus muy heterogéneo y poco cohesionado. Una profunda polarización social, producto de una rápida e impresionante industrialización, provocó que miles de obreros reivindicasen de forma periódica- mejores sociales a la par que contractuales.

Los respectivos gobiernos alemanes desde mediados de siglo XIX hicieron lo posible para prohibir y socavar las bases del poder político y sindical de las clases más depauperadas.

A pesar de estas dificultades, en 1914, el partido socialista logró obtener un éxito sin precedentes al obtener un gran número de escaños en el Reichstag.

Esta victoria supuso, como no, un peligroso aviso para los representantes del arcaico régimen semi autoritario en el que la máxima figura era la del Kaiser Wilhelm II.

Imágenes históricas , Primera guerra mundial
Diploma de la medalla para los Voluntaris catalans a la Primera Guerra Mundial

Junto al auge socialista en la política alemana, otro de los factores disgregadores era la posición que mantenía la casta dirigente respecto al problema religioso.

Las élites gobernantes alemanas llevaban desde principios o mediados del siglo XIX una especia de cruzada para erradicar de los lugares más relevantes de la sociedad a elementos que se significasen por su militancia católica.

Conservadurismo político y un calvinismo militante eran las señas de la casta gobernante, una élite prusiana que se auto encumbraba, sobretodo, como bastión de lo más sagrado.

Consideraban que la esencia alemana radicada en la tierra. Éstos mismos representantes del terruño oriental, conquistado a fuego y espada, fue el mismo que estaba amasando enormes fortunas en las incipientes y prósperas industrias.

Era una clase paradójica que actuaba asíncronamente con los tiempos. No siguieron el compás del progreso ideológico, sólo compartieron y se lucraron con sus ganancias comerciales.

Esta gran paradoja entre las enquilosadas glorias wagnerianas y los vientos de la modernidad alemana era el fiel testigo de las dos o las múltiples alemanias que llegaron a la encrucijada de 1914.

La brecha social sólo era una muestra de la profunda división alemana.

La pugna también era territorial. 1871 significó la rúbrica prusiana a un proyecto común. Pero no todos los antiguos reinos lo vieron de la misma forma.

El rey prusiano era el emperador alemán, y las influyentes personalidades prusianas cubrieron los principales puestos decisorios alrededor de la corte y en los despachos ministeriales.

La Baviera católica, celosa de su historia y prerrogativas nacionales, era un claro contrapunto al dominio prusiano. Junto a Baviera, otro reino católico Baden-Wurttemberg mostró los dientes.

Los días previos al estallido de la guerra una ola patriótica fue insuflando el espíritu alemán. La comunión de intereses hacia una destino común extendió por toda la geografía alemana un manto de profunda hermandad. Las manifestaciones de júbilo se reprodujeron en numerosas plazas, de distintos lugares de Alemania.

El sentir general era que el país de hallaba ante una oportunidad única, Alemania estaba preparada. Sólo las élites más conspícuas dudaban de la respuesta que iba a dar el partido socialista en caso de una conflagración bélica.

El gobierno dudaba, temía una negativa socialista a una eventual petición de créditos para la guerra.

Imágenes históricas , Primera guerra mundial
Forges (sector de Verdún) después de la guerra

Sin embargo, fue el Kaiser el que se encargó de despejar la terrible duda: "no veo partidos - dijo - sólo veo alemanes".

Y se obró el milagro, la Gesellschaft, esa sociedad basada en superestructuras capitalistas y artificiales dio lugar a la Gemeinschaft o comunidad de intereses nacionales hacia destino común.

Imágenes históricas , Primera guerra mundial
La famosa Towers bridge o Pylons tower de Loos (1915)

Algunos tampoco lo entendieron en noviembre de 1918, esa fue realmente la tragedia alemana: la incomprensión de su destino, forjado en la incomprensión de los otros pueblos europeos respecto a ella.

Se calcula que aproximadamente un millón de soldados franceses que partieron hacia el frente jamás volvieron a sus hogares.

Imágenes históricas , Primera guerra mundial
Dulcem et decorum est, Wilfred Owen
De éstos, sólo 700.000 fueron identificados correctamente, e inhumados de forma correcta en lugares especialmente habilitados para ellos, teniendo en cuenta que el lugar de la muerte del soldado.

Si el soldado fallecía en el frente se enterraba en cementerios creados in situ. Por contra, si fallecía en un hospital de campaña, era enterrado en los cementerios situados cerca.

El hecho de que la República francesa ostentase el absoluto control sobre el destino de los muertos franceses no convenció a todos los familiares.

Imágenes históricas , Primera guerra mundial

Vivían cara a cara con la muerte y la mayoría de las personas de hoy en día no habríamos sobrevivido un solo día en las trincheras, por no hablar de años, como estos jóvenes, que al final debían aceptarlo como algo cotidiano.

Y ya en plena guerra, incluso ya en los primeros meses, algunos de los miles de afligidos familiares pidieron, e incluso suplicaron, a las autoridades militares que les permitiesen enterrar a los suyos en sus lugares de origen.

Las autoridades militares, al frente de ellas el general Paul Castelnau - que habían perdido en la guerra a 3 de sus hijos - consideraban que los muertos por la Patria debían descansar junto a sus compañeros de armas, y justo en el lugar que habían defendido hasta su muerte.

Imágenes históricas , Primera guerra mundial
Tropas británicas de paso por las ruinas de Ypres

Los familiares, por su parte, justificaban el retorno de sus muertos como la última petición de éstos, ya que al morir lo más seguro es que éstos hubiesen querido sentirse lo más cerca posible de los suyos y de su tierra.

L'Armée fue inflexible, no dió su brazo a torcer en ningún momento.

Fue a partir de una negativa tan taxativa que algunos de estos familiares comenzaron a contratar - a precios de escándalo - la ayuda de profesionales para buscar, exhumar y traer a sus hogares a sus seres más queridos, caídos en combate.

Las noticias de extrañas exhumaciónes y otros transportes llegó - inevitablemente - a oídos de las autoridades que se prestaron a llevar el asunto a la Asamblea nacional con el objeto de decretar sobre la cuestión.

Las negociaciones en la cámara francesa fueron arduas y penosas, la normativa sería la vigente: los muertos serían inhumados allá donde cayesen y no había más que hablar, excepto el hecho de penalizar a los infractores.

Por cierto hay un web que se llama Europeana, un espacio multilingüe en el que los usuarios pueden bucear en el patrimonio cultural y científico europeo, ha empezado a recopilar documentos y objetos que aporten una visión más personal de la Primera Guerra Mundial, coincidiendo con su centenario.

Se mostrarán en una web que estará disponible en 2014 y terminará, igual que la guerra, cuatro años después.

Imagina una biblioteca virtual. No una librería de pago al estilo Amazon sino una auténtica biblioteca, con acceso gratuito a los documentos, manuscritos y archivos audiovisuales de los museos y bibliotecas más importantes de Europa. Eso es Europeana.

Desde su lanzamiento en 2008, este proyecto de la Unión Europea ha ido acumulando más de 15 millones de objetos. También ha lanzado diversas colecciones monotemáticas, pero pocas han levantado tanta expectación como la que se está fraguando en estos momentos.

Imágenes históricas , Primera guerra mundial

Con motivo del centenario de la Primera Guerra Mundial esta web planea una recopilación de los documentos que la reflejaron.

Disponible desde 2014 hasta 2018, el proyecto cuenta con la colaboración de la Universidad de Oxford, que realizó una propuesta similar a pequeña escala: reunió 6.000 objetos bajo el título Great War Archive.

Pero este nuevo proyecto tiene otros números (pretenden recopilar hasta 400.00 objetos) y otra misión: añadir a estos aportes, digamos oficiales, otros más personales.

Europeana ha pedido a sus usuarios que den su visión del conflicto. Solicitan a todo aquel que posea una fotografía, un diario o cualquier objeto relacionado con la Primera Guerra Mundial que lo ceda.

Pretenden así reflejar las pequeñas historias que se vieron eclipsadas por la historia en mayúsculas, la realidad costumbrista que se esconde detrás de la épica.

Barbara Schneider-Kempf, directora general de la Biblioteca Pública de Berlín, destacó en la presentación del proyecto que estos aportes de ciudadanos anónimos permitirán “completar y enriquecer la historia que se cuenta en las fuentes conocidas” y que sumarán a Europeana “una dimensión personal, emocional”.

En cualquier caso aportarán un nuevo prisma desde el que analizar nuestra historia. Estará disponible para historiadores y para particulares.

Para aportar y para consultar. Y totalmente gratis.

Humanos ¿ Podríamos pasar a ser inmortales ? | VCN

 ... Tu alma migrará a otro cuerpo o más sencillamente resucitarás una vez muerto, como postula la religión católica. Pero nadie había explicado ...


La relación amor-odio entre plantas e insectos | VCN

 ... Otras especies sencillamente no se preocupan en evitar estas sustancias tóxicas sino que las utilizan en su propio beneficio. El caso más ...


La cueva de las manos en la Patagonia Argentina | VCN

 ... Sencillamente impresionante el tener a nuestro alcance estos antiguos símbolos. ¿Qué opinas? ¿Te gustaría visitarlas? Publicado por ...

Fuentes: *Chickering, Roger. Imperial Germany and the Great war, 1914-1918
*Winter, Jay. Sites of memory, sites of mourning.