Insomnio premeditado...historias para no dormir

 privación del sueño
La privación del sueño es una falta de sueño que se necesita para funcionar normalmente.

Puede ser causada por trabajo, depresión, insomnio, estrés y un largo etcétera cuya causa principal está en la raíz de nuestra sociedad moderna.

La historia del sueño se remonta a la época antes de Cristo, cuando los antiguos griegos y egipcios fueron la fuerza tecnológica líder, ellos pensaban que había significado detrás de los sueños, analizaron los símbolos del sueño en busca de las profecías de los Dioses…

Aristóteles escribió, “Una persona despierta de su sueño cuando la digestión es completa“.

En realidad esto no es cierto en absoluto pero merece felicitaciones por no tratar de ignorar la ciencia hace más de 2000 años….El sueño y los sueños se convertirían en una de las zonas más investigadas de la conducta humana.

En el ámbito de la Ciencia mantenerse despierto por largos periodos de tiempo es muy útil para experimentos de sueños…

Huelga decir que los efectos físicos de la privación del sueño son muy amplias y graves, de hecho si estas pensando en pasar muchas horas sin dormir, el resultado puede ser mortal.

Los científicos estudian la privación del sueño para observar la forma en que nuestras mentes y cuerpos se deterioran después de poco o nada de sueño, y así saber exactamente por qué es vital para todos nosotros.
Algunos de los estudios más famosos implican, unos romper Records Guinnes,..(prohibido en la actualidad por peligro a la salud), otros en cambio buscando notoriedad, y por último los que intentan dar una explicación científica en un intento de liberar la mente de su refugio en la médula…

Insomnio premeditado...historias para no dormir

Quizás en el futuro con un corte de bisturí podamos añadir 20 años más a la vida de los hombres.

Estos son algunos de los más destacados protagonistas de un insomnio premeditado…

Petter Tripp es un ejemplo claro de notoriedad, éste Dj de New York estableció un récord mundial de privación de sueño en 1959.


Pasó 201 horas (8,4 días) sin dormir, la mayor parte del tiempo en una cabina de cristal en Times Square y el resto en una habitación de un hotel muy cercano, un lugar donde se creó un laboratorio para controlar sus reacciones.

Fue la radiodifusión del momento, retransmitido en vivo por la WMGM de New York.

La curiosa falta produce resultados extraños. Después de tres días, Tripp comenzó a encontrar cosas divertidas que no eran nada graciosas, fue el comienzo de unas delirantes paranoias…

Al principio eran patrones simples, como telarañas en las caras de los médicos o imaginar manchas de pintura en una mesa llena de insectos.

Pero a medida que avanzaba el agotamiento, éstas se convirtieron en alucinaciones en 3d, imaginando ratones y gatos correteando por la habitación.

A medida que pasaba el tiempo nada tenía sentido para él, acusó a un técnico de intentar hacerle daño, luego dijo que no era Petter Tripp, sino un impostor….,su mente comenzaba a sufrir un serio deterioro.

Ayudado por estimulantes que los médicos le suministraron llegó a su meta de 200 horas, permaneció despierto durante una hora final mientras los científicos concluían las pruebas finales ,finalmente cerró los ojos inyectados en sangre y entró en un profundo sueño de 13 horas.

Curiosamente una vez restaurado físicamente la familia de Tripp notó una sustancial diferencia en su personalidad.

Malhumorado y deprimido se involucró en un escándalo de soborno y fue despedido de su trabajo como locutor de radio, además de tener cuatro divorcios.

Algunos dirían que el experimento del sueño cambió por completo la vida de Petter Tripp para siempre.

Randy Gardner batió el récord de privación del sueño a la edad de 17 años, un típico estudiante de secundaria de California se quedó despierto durante 264 horas ( 11 días), y sin utilizar ningún estimulante.
 
Los efectos de la falta de sueño sobre Randy produjeron cambios de humor, problemas de concentración y memoria, paranoias y alucinaciones.

Después de cuatro días tenía la ilusión de que era un famoso jugador de fútbol americano, ganando incluso la Rose Bowl.

A pesar de haber olvidado todo lo que hacía, el mismo día 11 antes de caer en un profundo sueño de 15 horas, realizó una conferencia de prensa en la que habló sin arrastrar palabra alguna, parecía estar en perfecto estado de salud después de 11 días sin dormir.

A diferencia de Petter Tripp,( que utilizaba estimulantes para mantenerse despierto), no hubo informes de cualquier cambio de personalidad a largo plazo.

En la actualidad vive felizmente en su negocio de jardinería de interiores en San Diego.

En una frenética carrera por aparecer en las listas Guinnes un mes después de la hazaña de Randy, un finlandés llamado Toimi Soimi se quedó despierto durante 276 horas (11,5 días), también en 1977 la señora Mauren Weston del Reino Unido permaneció sin dormir durante 449 horas (18,7 días), comenzó a alucinar al final, pero no le reportaron efectos a largo plazo acomodada en su mecedora maratón.

O quizás el intento de superar el récord de Randy en el 2007 por Tony Wright, que desconociendo la marca del resto de los frenéticos insomniadores, estableció su propio récord personal de 276 horas, pensando que sería él el futuro rey del Insomnio.

 Insomnio premeditado...historias para no dormir

Incluso recientemente el ilusionista David Blaine tenía previsto permanecer durante  276 horas, en el central Park de Nueva York, a pesar de ser reconocido por sus otras grandes proezas, nunca llegó a realizarlo.

Sin embargo si estas pensando atacar el record, no olvides que Guinness World Record ya no reconoce esta categoría de privación del sueño, ya que se cree que representa riesgos graves para la salud tanto física como mentalmente.

Pero… para los científicos la carrera del saber más y más del sueño no se limita a actos puntales y de resistencia…

El 4 de junio el doctor Kleitman y su ayudante, el graduado Bruce Richardson descendieron en la Mamuth Cave para instalarse en una caverna a 119 metros bajo tierra, donde para ellos el día y la noche en la superficie no tenía sentido.

Allí vivieron un ciclo de 28 horas, dormir 9 horas cada 28 horas con una rutina normal de leer, comer, dormir, escribir y caminar.

Después de 32 días naturales subterráneos tan sólo Richardson se adaptó al estirado ciclo natural, el doctor Kleitman quizás por la edad sufrió lo indecible aferrándose a la franja horaria de 24 horas.

Esto indicó que la capacidad de romper el ritmo de 24 horas era posible, y varía con diferentes individuos.

Un trabajo mucho más elaborado y minucioso fue el que protagonizó el francés  Michel Siffre en 1962 en el abismo de Scarrasson al sur de los Alpes.

 Insomnio premeditado...historias para no dormir

Segun Matthew Walker, director del Laboratorio de sueño y Neuroimagen de la Universidad de Berkeley en California, los seres humanos pasan un tercio de su vida durmiendo.

El sueño es fundamental, en una serie de estudios llevados a cabo con ratas, éstas se mantuvieron despiertas indefinidamente, después de sólo cinco días comenzaron a morir.

De hecho, el sueño es tan esencial como los alimentos, porque se muere tan rápido de la privación de alimentos como de la privación del sueño.

Además hemos descubierto algo mucho más revolucionario, “la parte emocional del cerebro es mucho más activa en caso de privación de sueño, luego la falta de sueño mejora la memoria para el día siguiente“.

 Y ahora un cuento que deben leer si lo que quieren es NO dormir esta noche!!

......a finales de la segunda guerra mundial varios de los prisioneros de los países quedaron en esos países y no se supo que hacer con sus vidas. Unos tantos fueron utilizados en experimentos secretos, extraños y sanguinarios.

Unos funcionaron, otros no tanto.

Y otros solo causaron dolor.

La cantidad de experimentos era inimaginable y el único límite la imaginación de quién los creaba.
Este puede ser un ejemplo de dichos experimentos secretos.

 Insomnio premeditado...historias para no dormir
Investigadores Rusos a finales de los 40´s mantuvieron a 5 personas despiertas por 15 días utilizando un estimulante basado en gas.
Los tuvieron encerrados en un ambiente sellado para monitorear cuidadosamente el uso de oxigeno, para que el gas no los matase, debido a las altas concentraciones de gas.
Esto fue antes de que existiera el circuito cerrado, por lo que tuvieron que usar micrófonos y ventanas con grosor de 5 pulgadas para monitorearlos.
El cuarto estaba lleno de libros, cobijas para dormir -pero ninguna cama-, agua corriente, baño y la suficiente cantidad de comida para que los 5 sobrevivieran por un mes.

Los sujetos de prueba eran prisioneros políticos y de guerra declarados enemigos del estado durante la segunda guerra mundial.

Todo estuvo bien por los primeros 5 días; Los sujetos rara vez se quejaban después de que (falsamente) se les había prometido su libertad si aceptaban tomar parte de la prueba y no dormir por 30 días.
Sus conversaciones y actividades fueron monitoreadas y los científicos notaron que conforme pasaba el tiempo, ellos hablaban sobre incidentes traumáticos de su pasado.

Después de 5 días se empezaron a quejar de las circunstancias y eventos que los llevaron a donde estaban y empezaron a demostrar paranoia severa.
Dejaron de hablar entre ellos, y comenzaron a murmurar de manera alterna en los micrófonos.
De manera extraña, todos parecían creer que podían ganar la confianza de sus captores si traicionaban a sus camaradas. En un principio se creyó que esto era un efecto del gas.

Después de 9 días, el primero de ellos empezó a gritar. Corría por todo el cuarto gritando repetidamente por 3 horas seguidas.
Después, trato de continuar gritando, pero solo podía dar un grito ocasional. Los científicos postularon que físicamente se había destrozado las cuerdas vocales.
La parte mas sorprendente de este comportamiento fue como sus compañeros reaccionaron a esto. O mejor dicho, como no reaccionaron…
Continuaban murmurando en los micrófonos hasta que el segundo de los prisioneros comenzó a gritar.
Dos de los prisioneros que no gritaban, tomaron los libros y llenaron pagina tras pagina de sus propias heces, y de manera calmada, los pusieron sobre las ventanas del cuarto.
Los gritos cesaron de repente.

Al igual que los murmullos de los micrófonos.
 Insomnio premeditado...historias para no dormir
Pasaron otros 3 días. Los investigadores chequeaban los micrófonos constantemente para asegurarse de que trabajaban, porque creían que era imposible no escuchar sonidos con 5 personas dentro.
El consumo de oxigeno indicaba que los 5 debían seguir vivos. De hecho, el consumo de oxigeno era el necesario para 5 personas que hacían ejercicio extenuante.
En la mañana del catorceavo DIA, los investigadores hicieron algo que no debían hacer, para llamar la atención de los prisioneros: Utilizaron el Intercom dentro del cuarto, esperando provocar respuestas de los prisioneros, pues temían que estuviesen muertos, o en estado vegetal.

Anunciaron: “Abriremos el cuarto para probar los micrófonos. Aléjense de las puertas y acuéstense con las manos atrás en el piso o se les disparara.
Se le otorgara la libertad a uno de ustedes si obedecen”.

Para su sorpresa, escucharon solo una frase, con voz calmada: “No queremos ser liberados”.

Hubo gran debate entre los investigadores y fuerzas militares que financiaban el proyecto; sin poder provocar mas respuestas utilizando el Intercom, finalmente se decidió abrir el cuarto a la media noche del día numero 15.

Se limpio el gas del cuarto, y se lleno de aire fresco. Inmediatamente, voces de los micrófonos, empezaron a objetar. 3 Voces diferentes rogaban por la vida de sus seres queridos, que encendieran el gas nuevamente.
Se abrió el cuarto para sacar a los prisioneros. Gritaron mas fuerte que nunca, al igual que los soldados, cuando vieron lo que había dentro: Cuatro de los sujetos seguían “vivos”.

Las raciones de los pasados 5 días no habían sido tocadas. había pedazos de carne de las costillas y pantorrillas del sujeto muerto colocados dentro del drenaje del centro del cuarto bloqueándolo, permitiendo que 4 pulgadas de agua se acumulara en el piso.
Los cuatro “Sobrevivientes” también tenían pedazos de piel y carne arrancada de sus cuerpos.
La destrucción de tejidos y la exposición de husos en la punta de sus dedos indicaba que las heridas fueron infligidas por las manos, y no con los dientes, como era de suponerse.
Al examinarlos, se descubrió que la mayoría de las heridas fueron auto infligidas en su mayoría.

Los órganos detrás de las costillas fueron removidos; Mientras que el corazón, los pulmones y el diafragma seguían en su lugar, la piel y la mayoría de los músculos pegados a las costillas fueron arrancados, exponiendo a los pulmones.
El tracto digestivo de los cuatro sujetos podía verse trabajar, digiriendo comida. Rápidamente se hizo aparente estaban digiriendo su propia carne, y que ellos la arrancaron y se la comieron en el transcurso de los días.
 Insomnio premeditado...historias para no dormir
La mayoría de los soldados eran fuerzas especiales Rusas en las instalaciones, pero aun axial, muchos se negaron a regresar al cuarto para sacar a los prisioneros.
Estos sin embargo, insistían a gritos que los dejaran dentro y de manera alterna rogaron y demandaron que se encendiera el gas nuevamente, para evitar quedarse dormidos.

Para sorpresa de todos, los sujetos, pusieron una resistencia feroz durante la extracción.
Un soldado Ruso falleció cuando un sujeto le mordió el cuello, otro fue gravemente herido cuando otro de los prisioneros le mordió la arteria femoral y los testículos.
Otros 5 soldados perdieron la vida, si cuentas a aquellos que se quitaron la vida en las semanas consecuentes al incidente.

Durante la lucha, uno de los prisioneros daño su bazo, sangrando de manera casi inmediata. Se intento sedar al sujeto, pero fue imposible.
Se el inyecto mas de 10 veces de la dosis humana de Morfina, y aun axial lucho como un animal rodeado, rompiendo las costillas y un brazo de un doctor.
Se veía latir su corazón al máximo por dos minutos completos, mientras se desangraba, y continuo gritando por mas de 3 minutos, atacando a quien se le acercar, repitiendo la palabra “Mas” una y otra vez, cada vez mas débil, hasta que cayó en silencio.

Los otros 3 sobrevivientes, fueron inmovilizados fuertemente y llevados hacia instalaciones medicas.
Dos de ellos, con cuerdas vocales intactas, demandaban continuamente mas gas para permanecer despiertos.

El mas herido de los tres, fue llevado al único cuarto de cirugía que había en las instalaciones.
En el proceso de su preparación para colocar nuevamente sus órganos en su lugar, se noto que el sujeto era totalmente inmune a los sedantes.
Peleo furiosamente cuando el gas anestésico se le estaba colocando. Se necesito un poco mas de anestesia de la normal para sedarlo, pero al momento que sus ojos se cerraron, su corazón se detuvo.
En la autopsia, se encontró que en su sangre, había 3 veces la cantidad normal de oxigeno. también se rompió 9 huesos en la lucha para no ser controlado.

El segundo sobreviviente, era el que primero grito del grupo.
Con sus cuerdas vocales destruidas, el no pudo objetar la cirugía, y solo reaccionaba agitando violentamente la cabeza en desacuerdo cuando se le administraba el gas anestésico.
Afirmo violentamente con la cabeza cuando alguien sugirió en hacer la cirugía sin anestesia, y no reacciono durante la misma, que duro 6 horas, en la cual se intento reemplazar sus órganos abdominales y cubrirlo con lo que quedaba de su piel.
El cirujano afirmo que era médicamente que el sujeto siguiera con vida.
Una enfermera aterrada que ayudo en la cirugía, comento que la boca del paciente formaba una sonrisa cada vez que sus ojos se encontraban.

Cuando la cirugía termino, el sujeto miro al cirujano y empezó a hacer sonidos fuertemente, como tratando de hablar. Asumiendo que esto era de gran importancia, el cirujano le entrego un papel y una pluma, para que el paciente pudiera comunicarse. “Sigue cortando” escribió…

Se le hizo la misma cirugía sin anestesia a los otros dos sujetos. Se les tuvo que inyectar un paralítico, pues ellos reían constantemente, y le era imposible realizar la operación axial al cirujano. Una vez paralizados, solo podían interactuar con sus ojos.
En el momento en que pudieron hablar nuevamente, exigieron una vez mas el gas estimulante.
Los investigadores trataron de averiguar porque se lastimaron de esa forma axial mismos, y porque querían el gas nuevamente.

La única respuesta fue: “Debo permanecer despierto.”

Se reforzaron a los 3 sujetos y los devolvieron al cuarto, para espera de su destino.
Los investigadores, enfrentando la furia de sus “benefactores” militares, por haber fallado las metas del proyecto, consideraron dar eutanasia a los prisioneros.
El comandante, un ex KGB vio potencial en el proyecto, y en su lugar decidió ver que pasaría si ponían el gas nuevamente. Los científicos se negaron rotundamente, pero al final, tuvieron que aceptar.

En preparación para ser sellados nuevamente en el cuarto, los prisioneros, fueron conectados a un monitor EEG.
Para sorpresa de todos, los tres dejaron de pelear en el momento que se dieron cuenta que los regresarían al gas.
En este momento, era obvio que los tres estaban haciendo un gran esfuerzo por mantenerse despiertos. Uno de los prisioneros, estaba murmurando una canción.
El sujeto mudo, peleaba con sus ataduras de piel, como si tratara de enfocarse con algo.
El ultimo sujeto, mantenía su cabeza en la almohada, y parpadeaba rápidamente.
Siendo este, el primero al que se le puso el EEG, la mayoría de los investigadores monitoreaban sus ondas cerebrales con sorpresa.
Eran normales la mayor parte del tiempo, algunas veces, aparecía una línea recta de manera inexplicable.
Parecía que repetidamente sufrían de muerte cerebral. Mientras analizaban los datos, una enfermera noto que los ojos del sujeto se cerraron.
Sus ondas cerebrales cambiaron inmediatamente por las de sueño profundo, luego se pusieron rectas, y de manera simultanea, su corazón se detuvo.

El único sujeto que quedaba que podía hablar comenzó a gritar para que lo encerraran en ese momento.
Sus ondas cerebrales mostraba las líneas rectas del sujeto que acababa de morir por quedarse dormido.
El comandante dio la orden de sellar el cuarto con los dos prisioneros dentro, junto con 3 de los científicos.
Uno de los 3, inmediatamente tomo un arma y abrió fuego contra el comandante, matándolo de un tiro entre los ojos. Después apunto al prisionero mudo, y le voló el cerebro.

Apuntó al prisionero que quedaba vivo, mientras que los demás investigadores escaparon del cuarto.
“¡No me encerraran con estas cosas! ¡No contigo!”, le gritaba al prisionero que estaba atado al camastro. “¡¿QUE ERES?!” Demando. “¡Necesito saber”!”

El prisionero sonrío.

“¿Tan fácilmente te haz olvidado de mi?”, el prisionero pregunto. “Somos ustedes”. “Somos la locura que esta encerrada en todos ustedes, rogando por libertad en cada momento de tu vida, desde lo mas profundo de tu mente animal.
Somos aquello de lo que te escondes en tu cama todas las noches. Somos lo que duermes y silencias y paralizas cuando te vas a tu cielo nocturno, donde no te podemos alcanzar”.

El investigador hizo una pausa. Apunto al corazón del prisionero y disparo.

El EEG mostró una línea recta mientras el sujeto débilmente murmuro "¡Casi… tan… libre…!"
Cascadas de '' sangre'' en la Antártida | VCN

... Su color rojo no es lo único raro, ya que se han detectado microorganismos que viven en el agua, y están allí desde que se formo el lago.


Anteojos para daltónicos | VCN

... Muchos mamíferos son simplemente ciegos al color rojo. Hace unos pocos años Changizi dejó la universidad en la que trabajaba para ...


Historia del maquillaje y su enorme variación según la época y el ...

 ... Utilizaban el antimonio (elemento químico, semimetal) rojo para los labios. Para los ojos aplicaban tonos turquesas que secaban mediante ...