La altura ¿sí es importante ?

La altura  ¿sí importa ?
Ahora parece que los ingresos económicos están relacionados con la altura, al menos en Australia. ....con razón yo gano tan mal....jaja, pues soy bien chaparrito ( personalmente yo no le creo a este estudio...pero igual quería informarles acerca )

A la hora del éxito reproductor la altura escasa es una ventaja cuando está presente en mujeres, pero es una desventaja cuando está presente en hombres. Esto lleva a un conflicto evolutivo.

Según un estudio publicado en The Economic Record los hombres más altos ganan más dinero que sus colegas más bajitos simplemente porque la gente más alta es percibida como más inteligente y poderosa.

El estudio titulado “Does Size Matter in Australia?”
(“¿Importa el tamaño en Australia?”) usa los datos procedentes de la encuesta HILDA (Household, Income and Labour Dynamics in Australia) para estimar la relación entre ganancias por hora y dos aspectos del tamaño del cuerpo: su peso y su índice de masa corporal.

Se encontró que la gente más alta, particularmente los hombres, ganan más dinero. En promedio por cada 5cm de altura de más ganaban 950 dólares más al año.

Según explica Andrew Leigh, si la altura promedio de un hombre es de 178 cm, unos 5 cm adicionales significan 950 dólares más al año, que es aproximadamente igual a la ganancia extra por un año más de experiencia en el campo.

El estudio encuentra además que, a pesar de que hay recompensa por ser alto, sistemáticamente no hay una penalización por tener un alto índice de masa corporal.

Según dice Leigh el principal interés a la hora de realizar el estudio era saber si la gente con sobrepeso estaba peor pagada, pero al final resultó más interesante analizar los datos relacionados con la altura y las ganancias.

Aunque los autores no lo mencionan, esta percepción de poder respecto a las personas más altas quizás venga de mucho más atrás, cuando el ser humano vivía en el Paleolítico y una altura mayor significaba más ventajas físicas y por tanto una mejor posición dentro la tribu.

Aunque algunos no lo quieran creer, la evolución es simplemente un hecho, un fenómeno que se puede observar y medir.

Los biólogos elaboran teorías para explicar este hecho, aunque todas las actuales están basadas en los mecanismos que en su día propuso Darwin. En este caso, como en otros, el demonio está en los detalles.

El ser humano, en su soberbia, cree a veces estar hecho de alguna sustancia divina que le hace ser mero observador de la Naturaleza y no cree, no quiere creer, que él forma para de ella.

El ser humano sigue evolucionando, no solamente hace millones de años o hace miles de años, sino también en la actualidad. Todo ello pese a los adelantos médicos y los sistemas de control de natalidad. No podemos escapar a nuestra naturaleza biológica.

Uno de los aspectos más bonitos de la evolución humana tiene que ver con las mutaciones que permitieron la tolerancia a la lactosa en edad adulta. Esto sucedió hace unos 10.000 años, cuando se inventó la agricultura y ganadería.

Esta mutación, capaz de convertir la hierba inservible para el ser humano en una fuente tremenda de nutrientes, fue tan exitosa que se expandió rápidamente, aunque todavía no ha alcanzado a toda la población mundial. Otra mutación similar son los varios genes de la amilasa que permiten predigerir mejor el almidón de los cereales.

Para que un rasgo pase o no pase a las siguientes generaciones no es necesario que su portador viva o muera.

Un superviviente que muera anciano y sin descendencia tiene un éxito evolutivo nulo respecto al joven malote que tiene varias amantes y que muere en una pelea, pero que deja tras de sí algún niño no deseado.

Es decir, lo importante es el éxito reproductor, no la supervivencia. Aunque si un individuo muere sin descendencia hay obviamente selección natural.

Un caso interesante que se ha planteado es la mayor inteligencia de los judíos del este de Europa. Este grupo humano era relegado a ciertas funciones que requerían mayor destreza mental. Los más inteligentes alcanzaban mayor éxito económico y tenían más hijos que los demás. Esto permitió una selección sobre los más inteligentes.

Ahora se publica un resultado interesante por parte de investigadores de las universidades de Groningen, Ámsterdam y Cambridge. Según este estudio sobre evolución en humanos, hay un conflicto evolutivo entre hombres y mujeres por la altura.

Los intereses de hombres y mujeres, incluso sólo desde el punto de vista biológico, son distintos.

A veces estos intereses tienen que ver con funciones fisiológicas o anatómicas. Pero hombres y mujeres comparten gran parte del plan de desarrollo embrionario.

No se pueden crear pezones en los pechos de la hembra humana, sin que aparezcan en el macho humano, aunque para el hombre ese rasgo anatómico es absolutamente inútil.

Al parece la altura de hombres y mujeres es distinto a otros rasgos porque condiciona el éxito reproductor de diferente manera. No se sabe en detalle por qué es así, pero estos investigadores han conseguido medir el conflicto genético que hay entre ambos sexos.

Las mujeres cuya altura está por debajo a la media son estadísticamente más propensas a tener mayor descendencia que las mujeres con mayor altura a la media.

Pero en el caso contrario son los hombres promedio los que tienen mayor éxito reproductor, no los más bajitos.

Es lo que se llama un conflicto sexual intralocus: un rasgo particular es una ventaja cuando está presente en un sexo, pero es una desventaja cuando está presente en el otro.

Este conflicto surge porque hombres y mujeres están sujetos a diferentes presiones de selección sobre el mismo rasgo. A los ciervos les crecen cuernas y de éstas dependen su éxito reproductor. Pero las ciervas no tiene cuernas, los genes que las producen están en ellas apagados de algún modo.

En este caso no hay conflicto alguno, pues la presión sobre ese rasgo sólo se produce en uno de los sexos. El problema de la altura es que lo que favorece a un sexo desfavorece al otro y viceversa. No se pueden apagar los “genes de la altura” en las mujeres (aunque éstos existieran).

Parejas bajitas tienden a producir hijas bajitas e hijos bajitos. Esto beneficia el éxito reproductor de las hijas, pero no el de los hijos.

El caso será el opuesto cuando se tiene progenitores altos.

Estas diferencias en la presión de selección sobre la altura en los distintos sexos en humanos significaría que las familias bajitas tienen mayor éxito reproductor a través de la reproducción de sus hembras, mientras que las familias de talla normal se reproducen más a través de sus varones.

Estos investigadores estudiaron una serie de familias para demostrar este punto. En concreto contabilizaron los niños que tenían hermanos y hermanas de esas familias y lo correlacionaron con la altura. Para ello se valieron de una base de datos a gran escala sobre miles de residentes en Wisconsin nacidos entre 1937 y 1938.

Resultó que, teniendo en cuenta la altura de un sólo individuo, se podía predecir si eran sus hermanas o sus hermanos los que tenían más hijos.

Los individuos bajitos tenían mayores posibilidades de ser tíos o tías a través de sus hermanas, mientras que los individuos de altura normal eran más propensos a tener sobrinos y sobrinas a través de sus hermanos varones. Con esto quedaba patente el conflicto.

Lo que no está claro es la ventaja competitiva de ser una mujer bajita. Quizás éstas aportan más recursos en el embarazo. En general, cuanto antes tiene una mujer su primer hijo más propensa será a tener más hijos que el resto.

Las mujeres con tendencia genética a tener hijos a edad temprana parecen tener también una tendencia genética a ser más bajitas.

En todo caso, e independiente de cuál sea la razón, este factor parece estar operando todavía en la sociedad moderna.

Este estudio estaría en la misma línea de otros, como los que revelan que las personas atractivas tienen mejores puestos y ganan más dinero que las que no lo son tanto.

Entre los genes de los hombres y las mujeres se libra una encarnizada batalla sobre la estatura ideal. Gert Stulp, estudiante de doctorado de la Universidad de Groningen, ha demostrado que este conflicto ha dado lugar a una diferencia en el éxito reproductivo entre hombres y mujeres de distinta estatura.

“A pesar del control de la natalidad, y los buenos servicios médicos, entre los humanos aún se da un proceso de selección natural”, dijo Stulp. Junto con colegas de Groningen, Amsterdam y Cambridge, ha encontrado evidencia de un conflicto sexual intralocus actual en el ADN de la humanidad. Un conflicto intralocus se da cuando los dos sexos tienen conflictos de estrategias óptimas relativas a la reproducción.

“Un conflicto como este se debe a que los hombres y las mujeres son diferentes, y por tanto están sujetos a diferentes presiones de selección”, ha explicado Stulp.

Un ciervo, por ejemplo, se beneficia de las cornamentas grandes, pero no serían prácticas para una cierva. La naturaleza ha desactivado el desarrollo de cornamentas en las ciervas, así que no hay conflicto entre machos y hembras. Sin embargo, algunos de los rasgos que son útiles para un sexo, pero un obstáculo para el otro, no pueden ser desactivados tan fácilmente.

Este es el caso con la estatura de los seres humanos. Si el padre y la madre son de baja estatura, los hijos e hijas tenderán también a serlo.

Esto beneficia el éxito reproductivo de las hijas, pero no el de los hijos. Sabemos que las mujeres más bajas tienen más hijos que las mujeres de una estatura media. Para los hombres, ocurre lo contrario.

Como las mujeres de baja estatura, y los hombres de estatura media tienen más hijos, sus genes se transmiten con más frecuencia.

Esta diferencia de presiones de selección para la estatura humana entre los sexos, podría significar que las familias más bajas tienen más éxito en la reproducción a través de las mujeres, mientras que las familias de una estatura promedio, tienen más hijos a través de los hombres de la familia.

Esto se conoce como un conflicto intralocus sexual: un rasgo particular (en este caso ser de estatura baja o promedio) es una ventaja cuando se presenta en un sexo, pero una desventaja cuando se presenta en el otro.

La pregunta que se plantea es si este conflicto se puede demostrar en los seres humanos. Stulp estudió el número de hijos nacidos de hermanos y hermanas, en una base de datos estadounidense a gran escala, que contiene los datos de miles de residentes de Wisconsin nacidos en 1937 o 1938.

“Resultó que con solo la estatura de una persona, podíamos predecir si su hermano (o hermana) produciría muchos niños o pocos.

Los individuos más bajos tienen una mayor probabilidad de convertirse en un tío o una tía a través de su hermana, mientras que las personas de estatura media son más propensos a tener sobrinos y sobrinas a través de su hermano.

“El conflicto sexual en relación con la estatura era claramente visible. “Somos los primeros investigadores en demostrar este tipo de conflicto genético en los seres humanos”.

Todavía no está claro por qué las mujeres más bajas tienen más hijos. “Un conflicto entre el crecimiento y la reproducción es común en algunas especies de animales”, añadió Stulp.

Las mujeres bajas probablemente emplean más energía en la reproducción.

“En general, cuanto antes una mujer tiene a su primer hijo, más hijos tendrá.

Las mujeres con tendencia genética a tener hijos a una edad temprana, también parecen tener una tendencia genética a ser bajas.

Pero cualquiera que sea la razón, los procesos evolutivos parecen estar todavía vivos y coleando en la sociedad moderna.

La investigación se ha publicado en la revista Biology Letters.

Sofía Vergara producirá Mujeres Asesinas | VCN

... La colombiana Sofía Vergara participará como productora de la serie Mujeres Asesinas para los Estados unidos. La actriz de Modern Family ...


Colómbia ,sus etnias indígenas | VCN

 ... Las uniones matrimoniales pueden ser mixtas entre indígenas y mestizos o campesinos. En algunos casos se presenta la poligamia.


NOC ¿Ballena tratando de imitar la voz humana ? | VCN

... Esta historia que vamos a contarte sucedió a mediados de los 80, un hecho tan curioso y desconcertante a la vez que desde entonces, ...

Fuente:  http://neofronteras.com
Foto cabecera: Guizmodo.
Comparte el artículo con otros ... les puede ser útil !