Frases Célebres de Napoleón Bonaparte

Frases Célebres de Napoleón Bonaparte
Napoleón Bonaparte es considerado como uno de los mayores genios militares de la Historia, habiendo comandado campañas bélicas muy exitosas, aunque con ciertas derrotas igualmente estrepitosas.

Sus agresivas guerras de conquista se convirtieron en las mayores guerras conocidas hasta entonces en Europa, involucrando a un número de soldados jamás visto en los ejércitos hasta entonces.

Napoleón Bonaparte (Ajaccio, 15 de agosto de 1769 – Santa Helena, 5 de mayo de 1821) fue un militar y gobernante francés, general republicano durante la Revolución y el Directorio, artífice del golpe de Estado del 18 de Brumario que le convirtió en Primer Cónsul (Premier Consul)

de la República el 11 de noviembre de 1799,cónsul vitalicio desde el 2 de agosto de 1802, el 18 de mayo de 1804 fue proclamado Emperador de los Franceses (Empereur des Français) y coronado el 2 de diciembre; proclamado Rey de Italia el 18 de marzo de 1805 y coronado el 26 de mayo, ostentó ambos títulos hasta el 6 de abril de 1814 y, nuevamente, desde el 20 de marzo hasta el 22 de junio de 1815.

En 1801, Napoleón estableció la paz con el más antiguo e implacable enemigo de la Revolución, la Iglesia católica. Napoleón carecía de creencia religiosa alguna, pues era un racionalista del siglo XVIII que conceptuaba la religión, a lo sumo, como una conveniencia.

En Egipto, Napoleón se proclamó musulmán. En Francia, dijo ser católico. Pero lo cierto es que se percató de la necesidad de llevar buenas relaciones con la Iglesia católica, con el fin de dar estabilidad a su régimen. En 1800, declaró al clero de Milán:

"Tengo la firme intención de que la religión cristiana, católica y romana sea preservada en su totalidad... Ninguna sociedad puede existir sin moral, ni existe moral válida si no hay religión. Es, por lo tanto, únicamente la religión la que da al Estado un apoyo firme y duradero".

Al poco tiempo de pronunciarse en tales términos, Napoleón entabló negociaciones con el papa Pío VII, con objeto de restablecer la Iglesia católica en Francia.

Ambas partes se beneficiaron del Concordato que Napoleón estableció con el papa en 1801. Aunque éste obtuvo el derecho de destituir a los obispos franceses, ello no le supuso gran capacidad de control sobre la Iglesia francesa, pues el Estado se reservaba el derecho de nombrar a los obispos.

La Iglesia tenía libertad, de nuevo, para celebrar procesiones y abrir los seminarios. Pero Napoleón ganaba más. Por el sólo hecho de firmar el Concordato, el papa reconocía los logros de la Revolución.

En contra de los deseos del papa, el catolicismo no se estableció como religión del Estado. La intención de Napoleón era únicamente reconocer al catolicismo como la religión de la mayoría del pueblo francés.

El clero recibiría su paga del Estado, pero para anular toda idea de una Iglesia del Estado, los ministros protestantes fueron también incluidos en la nómina.

A raíz del Concordato la Iglesia dejó de ser enemiga del gobierno francés. Al mismo tiempo, este acuerdo tranquilizó a quienes habían adquirido durante la Revolución tierras que habían pertenecido a la Iglesia, pues no serían despojados de ellas. Esta tranquilidad convertía a estos propietarios en firmes defensores del régimen napoleónico.

Durante un periodo de poco más de una década, adquirió el control de casi toda Europa Occidental y Central por conquistas o alianzas y sólo fue tras su derrota en la Batalla de las Naciones cerca de Leipzig en octubre de 1813 que se vio obligado a abdicar unos meses más tarde.

Regresó a Francia en lo que es conocido como los Cien Días y fue decisivamente derrotado en la Batalla de Waterloo en Bélgica, el 18 de junio de 1815, siendo exiliado a la isla de Santa Elena, donde falleció.

Napoleón es considerado como uno de los mayores genios militares de la Historia, habiendo comandado campañas bélicas muy exitosas, aunque con ciertas derrotas igualmente estrepitosas. Sus agresivas guerras de conquista se convirtieron en las mayores guerras conocidas hasta entonces en Europa, involucrando a un número de soldados jamás visto en los ejércitos hasta entonces.

Además de estas proezas bélicas, a Napoleón también se le conoce por el establecimiento del Código Napoleónico y es considerado por algunos un «monarca iluminado» debido a su extraordinario talento y capacidad de trabajo.

Otros, sin embargo, lo consideran un dictador tiránico cuyas guerras causaron la muerte de millones de personas, y uno de los personajes más megalómanos y nefastos de todos los tiempos.

Se le considera el personaje clave que marcó el inicio del siglo XIX y la posterior evolución de la Europa contemporánea. Sus soldados lo llamaban el Pequeño Cabo (Le Petit Caporal), en tanto que los ingleses se referían a él con el despectivo Boney y las monarquías europeas como el tirano Bonaparte, el Ogro de Ajaccio o el Usurpador Universal.

Frases Célebres
  • "Cada uno de los movimientos de todos los individuos se realizan por tres únicas razones: por honor, por dinero o por amor."
  • "Las batallas contra las mujeres son las únicas que se ganan huyendo."
  • "Sólo hay dos palancas que muevan a los hombres: el miedo y el interés."
  • "Los sabios son los que buscan la sabiduría; los necios piensan ya haberla encontrado."
  • "Cuando quiero que un asunto no se resuelva lo encomiendo a un comité."
  • "La envidia es una declaración de inferioridad."
  • "La mayor parte de aquellos que no quieren ser oprimidos, quieren ser opresores."
  • "El mal de la calumnia es semejante a la mancha de aceite: deja siempre huellas."
  • "De lo sublime a lo ridículo no hay más que un paso"
  • "La victoria pertenece al más perseverante."
  • "Lo imposible es el fantasma de los tímidos y el refugio de los cobardes."
  • "Tan tranquilas son las personas honradas y tan activas las pícaras, que a menudo es necesario servirse de las segundas."
  • "La batalla más difícil la tengo todos los días conmigo mismo."
  • "Si quieres tener éxito, promete todo y no cumplas nada."
  • "Abandonarse al dolor sin resistir, suicidarse para sustraerse de él, es abandonar el campo de batalla sin haber luchado."
  • "El método más seguro de permanecer pobre es, sin duda, ser una persona franca."
  • "Las mujeres no son otra cosa que máquinas de producir hijos."
  • "Cuando no se teme a la muerte, se la hace penetrar en las filas enemigas."
  • "¿Queréis contar a vuestros amigos? Caed en el infortunio."
  • "Interpretar la ley es corromperla, los abogados las matan."
  • "En la guerra como en el amor, para acabar es necesario verse de cerca."
  • "Con audacia se puede intentar todo, mas no conseguirlo todo."
  • "El amor es una tontería hecha por dos."
  • "Para triunfar es necesario, más que nada, tener sentido común."
  • "No hay que temer a los que tienen otra opinión, sino a aquellos que tienen otra opinión pero son demasiado cobardes para manifestarla."
  • "La guerra es un juego serio en el que uno compromete su reputación, sus tropas y su patria."
  • "La opinión pública es un poder al que nada resiste"
  • "A la mayor parte de los que no quieren ser oprimidos no les disgustaría ser opresores."
  • "Bien analizada, la libertad política es una fábula imaginada por los Gobiernos para adormecer a sus gobernados."
  • "Hay ladrones a los que no se castiga, pero que roban lo más preciado: el tiempo."
  • "La mejor forma de cumplir con la palabra empeñada es no darla jamás."
  • "En política hay que sanar los males, jamás vengarlos."
  • "El porvenir de un hijo es siempre obra de su madre."
  • "La ambición jamás se detiene, ni siquiera en la cima de la grandeza."
  • "La policía a veces inventa más de lo que descubre."
  • "El coraje no se puede simular: es una virtud que escapa a la hipocresía."
  • "Discutir en el peligro es apretar el dogal."
  • "La muerte es un ensueño sin ensueños."
  • "Un hombre de estado debe tener el corazón en la cabeza."
  • "Hace falta más valor para sufrir que para morir."
  • "Es injusto que una generación sea comprometida por la precedente. Hay que encontrar un medio que preserve a las venideras de la avaricia o inhabilidad de las presentes."
  • "Si la obediencia es el resultado del instinto de las muchedumbres, el motín es el de su reflexión."
  • "Una cabeza sin memoria es como una fortaleza sin guarnición."
  • "Hay tantas leyes que nadie está seguro de no ser colgado."
  • "Se puede aplastar una nación religiosa, pero no dividirla."
  • "Imponer condiciones excesivamente duras es dispensar de su cumplimiento."
  • "Hay que encontrar un modo de preservar a las generaciones venideras de la avaricia o inhabilidad de las presentes."
Frases Célebres de Napoleón Bonaparte

EL VUELO DEL ÁGUILA.
Los grabados satíricos contra Napoleón se multiplicaron en Europa. Eran burlas crueles sobre su estatura, dotes de mando, amoríos y éxitos militares. El 1 de marzo de 1815, Napoleón desembarcó en Francia y la reconquistó solo con su prestigio, sin disparar ni un sóo disparo. Esta hazaña se denominó "El vuelo del Águila" 

MUERTE SOSPECHOSA.
Napoleón murió en la isla Santa Elena con el estómago afectado por úlceras. Los médicos británicos dictaminaron cáncer, pese a que el forense describía una hepatitis tropical. En 1962 , un dentista sueco analizó el ADN del cabello de Napoleón y concluyó que lo envenenaron con arsénico. Además, encontró dosis elevadas de tártaro emético, un vómito que elimina su rastro.

LA MANO OCULTA.
Napoleón siempre fue retratado con la mano en el pecho por dentro de su casaca porque emulaba una pose clásica, ya llevada a cabo por los romanos. El gesto, además, formaba parte de las normas sociales de decoro en Francia.

AMIGO Y ENEMIGO.
El mariscal napoleónico Jean Baptiste Bernadotte entabló una profunda amistad con el rey de Suecia Karl XIII -rival de Napoleón- quien, sin descendencia, lo nombró su heredero. En 1814, Bernardotte fue coronado como Karl Johan XIV e instauró la dinastía sueca actual. Entonces, ya "sueco" combatió a Napoleón, se casó con Desireé -la amada de éste- y la hizo reina de Suecia.

CONSERVAS EN EL FRENTE.
El ejército napoleónico, fue el primero en consumir conservas en el frente -un recurso muy valioso para sus prolongadas campañas- gracias a que en 1810, Francois Appert logró conservar los alimentos calemtándolos en recipientes metálicos, sin aire, a 100-110 *C.
SU FACETA MÁS DULCE.
Napoleón, al bloquear Gran Bretaña dejó de recibir caña de azúcar de las colonias. Pero conocedor de que podía extraerse el azúcar de la remolacha impuso su cultivo en Francia.

UN HIJO SIN SUERTE.
Napoleón II, hijo de María Luisa de Habsburgo, nació con el título de rey de Roma, pero nunca llegó a gobernar. Ni siquiera cuando Napoleón abdicó dos veces en su favor. Murió muy joven en Viena por una tuberculosis.

EL CABALLO FAVORITO.
La victoria de Marengo (Italia) fue tan colosal que Napoleón llamó "Marengo" al caballo que montó durante aquella batalla. Aunque, tuvo otros caballos en estima, entre ellos, "Intendente" : Marengo, fue siempre su predilecto.

SU ALTURA.
Napoleón fue emperador de Francia, gano grandes batallas, conquisto muchos países sometiéndolos a su poder y era bajo, si hablamos de su estatura.
Un día entraba con sus generales a una biblioteca para ver los libros que había allí. Trataba de agarrar un libro que estaba en un estante alto y no podía alcanzarlo. Se acercó uno de sus generales de estatura gigantesca y le dijo: "Permítame, Majestad, que le ayude.

Es que soy más grande". Napoleón le respondió: "Usted no es más grande, usted es más alto".

Si hay un personaje que destaque sobre el resto en la historia de Francia, ese es Napoleón Bonaparte. El gran general y posteriormente emperador de Francia, conquistador de media Europa, tuvo una vida llena de grandes y terribles momentos. Un personaje de su calibre siempre es protagonista de grandes anécdotas, y su vida está llena de curiosidades, muchas de ellas mitos y leyendas que están por comprobar. Ahora, vamos a desgranar un poco la vida de Napoleón, y a sacar a la luz algunos datos curiosos.
No era francés, sino corso

Resulta curioso, y hasta paradójico que el personaje referente en la historia de Francia no fuera francés, pero así es. Napoleón nació en la isla de Córcega, su nombre real era Nabolione du Buonaparte, y hablaba corso, una lengua propia de la isla que deriva del italiano.

Córcega era independiente, pero en la niñez de Napoleón pasó a manos francesas lo que hizo que el adolescente Napoleón generara un odio hacia el país conquistador. De hecho, Napoleón, que ya se formaba como militar en tierras francesas, conspiró contra Franciapara devolver la soberanía e independencia a su isla natal.


Promiscua ella, promiscuo él

Napoleón se casó con una mujer algunos años mayor que él y que ya tenía dos hijos,Josefina de Beauharnais, viuda de otro militar francés de quien ya vivía separada antes de que éste muriera. 

La mayor experiencia en asuntos de matrimonio y la promiscuidad de Josefina trajeron de cabeza al bueno de Napoleón durante toda su vida.

Mucho se ha hablado y bromeado sobre los amoríos de Josefina, mientras su marido andaba guerreando por medio mundo. En cambio, no se ha hablado tanto de que Napoleón, aun muerto de celos, no le iba a la zaga y también tuvo una larga colección de amantes, e incluso algún que otro hijo bastardo por ahí, a los que se encargó de colocar bien.

Como su padre murió pronto, a Napoleón le tocó tirar de su familia, algo que a la larga solo le iba a traer problemas. Por la parte que nos toca, el familiar de Napoleón que más conocemos es José Bonaparte, su hermano, a quien colocó rey de España cuando las tropas napoleónicas invadieron nuestro país.

En España, al rey José se le iba a conocer popularmente por Pepe Botella. Aunque dicen que José no gustaba de esos placeres, las borracheras que pillaban los soldados del ejército francés fueron suficiente motivo para que al hermano de Napoleón se le tomara por el mayor de los borrachos.
Su muerte, motivo de controversia

En España comenzó el declive de Napoleón, que iba a encontrar el fin de su carrera militar en Waterloo. Tras esta derrota, fue confinado a la isla de Santa Elena. Quizás esto no os parezca un castigo duro, pero imginaros lo que supone el no poder salir de una isla tan pequeña para alguien que recorrió y cabalgó toda Europa y un poco más allá.

Si su vida despertó controversia, su muerte, a los 51 años, también. Aún hay varias teorías sobre si falleció de muerte natural, aquejado de una enfermedad en el estómago que también acabó con la vida de su padre, o sobre si fue envenenado (por terceros o por él mismo) durante su estancia en la isla con arsénico, como indican estudios recientes.


Otros mitos sobre el gran emperador francés

Turno ahora para repasar algunos de los mitos no comprobados sobre el gran Napoleón Bonaparte. Por ejemplo, es difícil de concretar si realmente sentía fobia a los gatos, igual que tampoco se puede saber a ciencia cierta si sus ejercitos rompieron la nariz de la Esfinge de Egipto, o si ya estaba así cuando llegaron sus tropas por allí.

Lo que sí sabemos es que estaba obsesionado con su físico. Napoleón era un estratega brillante, un cerebro privilegiado y se pasaba días y días sin dormir concentrado en los mapas y en los informes.

Pero, a pesar de su éxito entre las mujeres, no era precisamente un adonis, pues sufría tendencia al sobrepeso y era bajito, algo que le atormentaba sobremanera.

El pollo a la Marengo | VCN

 ... Los combates duraron hasta el anochecer y Napoleón, enfrascado en la ... Sin embargo, durante la batalla la cocina móvil deNapoleon y su ...


30 curiosidades sobre Adolf Hitler ( Segunda parte) | VCN

 ... También se dice que ambos estuvieron enamorados de una sola mujer en sus vidas, Napoleón de Josephine de Beauharnais y Hitler de Eva ...


Jean-Bédel Bokassa ... ceremonia de 20 millones de dólares | VCN

 ... Me creerías si te digo que a alguien se le ocurrió igualar la ceremonia en que Napoleón se coronó emperador .... ¿Te lo imaginas?¿Dirías que ...