Una mirada al color de los ojos

Una mirada al color de los ojos
Hace unos meses explicaba en esta página por qué los humanos teníamos el blanco del ojo, llamado esclerótica, de color, precisamente, blanco.

Decía que el color blanco del blanco del ojo se había seleccionado durante nuestra evolución para facilitar la comunicación a otros congéneres de la dirección de nuestra mirada.

Saber dónde mira el otro, y sobre todo a quién mira la otra, ha tenido y quizá sigue teniendo, un valor de supervivencia que facilita la socialización y la transmisión de nuestros genes a la siguiente generación.

Por esta razón, aquellos individuos de nuestra especie con escleróticas cada vez más blancas sobrevivieron mejor que los que las tenían más oscuras, y hoy todos los seres humanos, incluso los de color, tenemos el blanco del ojo, blanco.
He decidido echar otro ojo a este asunto y hablar de por qué el iris, la parte más central del ojo que rodea a la pupila, es, en cambio, de diversos colores.

Estos colores, aunque pueden tener muchos más matices de lo que normalmente creemos posible, se han catalogado en los siguientes: marrón, avellana, ámbar, verde, gris, azul, violeta y rojo. Sí, un muy pequeño porcentaje de personas tiene los ojos rojos.

En este caso es en realidad la ausencia completa de color la que deja ver la irrigación sanguínea, que si es elevada es la que proporciona el color rojo.

¿De qué depende que los ojos humanos posean esta amplia variedad de colores y sus matices?

Estás en lo cierto, esta característica debe depender de algunos genes, ya que no se ha observado que el ambiente, la educación, o incluso el videojuego compulsivo, puedan modificar el color del iris, aunque pueden hacer que la esclerótica se enrojezca.

Hace unos quince años un grupo de investigadores estadounidenses descubría un gen cuyas mutaciones eran responsables de una enfermedad llamada albinismo oculocutáneo.

Esta enfermedad se caracteriza, entre otras cosas, por una falta de pigmentación en la piel, el pelo y los ojos. Este gen fue denominado OCA2.

Investigaciones subsiguientes demostraron que este gen estaba involucrado en la fabricación del pigmento melanina, el mismo que genera el color moreno de la piel cuando nos exponemos al sol.

No era extraño pues que si este gen dejaba de funcionar se produjera una despigmentación, ya que la melanina es el pigmento principalmente responsable de la coloración de la piel, el pelo y también del iris de los ojos.

Estudios adicionales han encontrado que mutaciones en el gen OCA2 son responsables de las distintas coloraciones de los ojos humanos.

Cuando el gen no está mutado genera ojos marrones, pero se han encontrado mutaciones en este gen que son responsables de los ojos verdes y de los de color avellana.

Las mutaciones parecen causar la producción de menores cantidades de melanina, lo que junto con la diferente densidad de células de iris que cada uno podemos tener, y que también afecta a la intensidad o tono del color, produce estas variedades y sus matices.

Sin embargo, a pesar de años de estudio tras el descubrimiento del gen OCA2, no se ha detectado ninguna mutación en este gen que sea la causa de los ojos azules.

¿Es este color debido a la acción de otro gen diferente?

Para averiguarlo, lo mejor es estudiar los genes de familias que posean muchos miembros de ojos azules, ya que el gen mutado debe pasar de generación en generación entre ellos, y compararlos con los de familias de ojos marrones, que no deben tener dicho gen mutado.

Con excelente ojo clínico o, en este caso, genético, un grupo de investigadores de la universidad de Copenhague, en Dinamarca, decidieron comparar los genes de una familia danesa de ojos azules con los de familias turcas o jordanas, que lo más azul que poseen en sus ojos es el reflejo del mar o del cielo de sus países en ellos.

El trabajo dio sus frutos, porque los investigadores descubrieron el gen responsable de los ojos azules, que, en efecto, no es el gen OCA2, sino otro gen cercano a éste, llamado HERC2.

¿Cómo causa este nuevo gen el color azul de los ojos? Resulta que el funcionamiento del gen HERC2 afecta a la intensidad de funcionamiento del gen OCA2. Es decir, si el gen HERC2 está mutado, el gen OCA2 funciona con mucha menor intensidad.

Esto causa menor producción de melanina, menor aún que la producción de melanina causada por las mutaciones en el propio gen OCA2 que causan el color verde, gris o avellana, y genera el color azul de los ojos.

Estos hallazgos no están exentos de utilidad práctica, por ejemplo en medicina forense.

Cuando se conozca la base genética exacta del color de los ojos humanos, podrá determinase, por ejemplo, el color de los ojos de un sospechoso del que se pueda obtener una muestra de ADN (a partir de uno de sus pelos, o de un rastro de semen o de sangre dejada por el criminal).

Igualmente, el color de los ojos de un individuo podría ser suficiente para descartar su implicación en un crimen, si este no coincide con la huella genética obtenida en la escena de dicho crimen.

Curiosamente, puesto que los ojos azules solo aparecen en personas de origen europeo o que descienden de europeos, se estima que esta mutación en el gen HERC2 apareció en el continente europeo hace solo de 6.000 a 10.000 años.

Así que ya ves (cualquiera que sea el color de tus ojos) hace unos 10.000 años no había nadie sobre el planeta con ojos azules. Claro que eso no era importante, porque Hollywood tampoco existía en esa época.

Un equipo de investigadores australianos ha logrado un avance crucial en el entendimiento de la genética que afecta al color de los ojos de los seres humanos.

El estudio, llevado a cabo por científicos de Queensland se basa en un análisis genético comparativo de más de 4.000 individuos y analiza específicamente a gemelos, a sus hermanos y a sus padres. Ésto los sirvió para demostar que no existe un "gen" para el color de ojos.

Según publica BBCMundo, las diferencias en los colores de los ojos se deben principalmente a polimorfismos de un sólo nucleótido (conocidos como SNP, por sus siglas en inglés), que son variaciones en la secuencia de letras que forman una secuencia única de ADN humano.

Todos los SNP están ubicados cerca de un gen llamado OCA2. Este gen produce una proteína que ayuda a dar color al cabello, la piel y los ojos. Y las mutaciones en OCA2 causan la forma más común de albinismo.

Todos tenemos dos copias de un SNP. Entonces, hay varias combinaciones posibles, algunas de las cuales están más fuertemente asociadas, por ejemplo, con ojos celestes que con ojos marrones.

Básicamente, estas combinaciones influyen mucho en el color de ojos de una persona, aunque no son responsables de la forma final.

DR. House y el color de los ojos | VCN




Visión de los animales ,empatía y análisis racional | VCN




Detector de mentiras ,analiza los ojos | VCN

Publicado por Jorge Laborda en Quilo de Ciencia Creative Commons.
Gracias por visitarnos y compartir en su red social favorita.