El parlanchín timido y el callado no tímido

El parlanchín timido y el callado no tímido Por petición de una joven moza doctora llamada Anna Artigas y otra llamada Silvia Catalan , meditaré y filosofaré una cucharadita de postre en el tema de la timidez.

No sé que puedo aportar yo a este tema que ha surgido mientras entablábamos conversación durante el siempre prolífico descanso de las 17:30 aproximadamente.

Aunque a decir verdad, ahora que no hablo y por lo tanto puedo pensar, a lo mejor me lo habrán dicho para que así me buscara algún menester con el que entretenerme en vez de decir memeces o contradecir que yo no contradigo.

Hay que discernir entre timidez y el ser o no ser parlanchín. Ya que en la faz de la Tierra uno puede encontrar en número todas las posibles combinaciones:
  • Tímido callado
  • No tímido también callado
  • Tímido locuaz
  • No tímido parlanchín.
No hay que ser un cerebro para darse cuenta de esto, al igual que tampoco hay que serlo para darse cuenta que la timidez es en sí un rasgo que todos llevamos codificado en nosotros.

Posiblemente algunos la lleven encerrada en una caja fuerte y para otros se comporte como un virus, pero todo toditos la tenemos implantada.

Supongo yo que este rasgo humano habrá florecido en nosotros por alguna gracia de la Teoría de la Evolución, sin embargo debo admitir no tener muy claro cual es.

Personalmente hay algo que en muchos casos he visto que la opinión convergía: la timidez surge del miedo a hablar. Vale, ¿y que más?

La conclusión a la que se llega es que simplemente no hay que darle importancia y entonces desaparece. Pero ojo, el que afirma esto es que no es tímido.

Porque es tan fácil decir que no debe dársele importancia cuando uno no lo es y en cambio resulta tan complicado cuando uno lo es.

Sería cómo decir que para llegar a la solución del problema simplemente hay que llegar. ¡Menuda ayuda para el tímido! ¿No creen?

Entre las timideces hay de varios tipos. Personalmente a mi hay un tipo que me agrada, es la timidez asiática, la timidez del respeto, es incluso una timidez sensual, en realidad es la timidez del misterio.

Posiblemente por esta razón (y alguna otra) tengo cierta tendencia a entablar buenas relaciones con los asiáticos: porque están educados con leve capa de timidez que los convierte en misterioso
s y respetuosos a la vez.

No me pregunten cómo se puede ligar tal gazpacho de adjetivos.

Ya para acabar este artículo de “pà sucat amb oli”, voy a preguntar al lector si se considera tímido y que tipo se considera.

Supongo que si alguien pasa por encima de este artículo (como puedo ver en las detalladas estadísticas que me muestran IP, servidores, localidad, etc) y no contesta, implícitamente me estará contestando.
Todo lo aquí escrito es una opinión y obra de un pagano en la materia.

Futurama , futuro distópico lleno de crítica | VCN

 ... a Fry -nuestro protagonista- y su nuevo grupo de amigos (creciente en el tiempo), las cuales nos muestran un futuro lleno de inconformismos ...


20 animales de la creación no tan cotidianos , ( Primera Parte) | VCN

... La edad del calamar se calcula estudiando los huesos del oído, los cuales están formados por anillos concéntricos que muestran su edad.


Captan la imagen de una sola molécula y la sombra de un átomo ...

... Una molécula anillada, que contiene carbono, se muestra antes y después de que se ha reordenado en sí, con los dos productos de reacción ...

 Fuente: -CC http://pareceazul.wordpress.com
Comparte el artículo con otros ... les puede ser útil !