Diagnóstico de la parálisis cerebral

Diagnóstico de la parálisis cerebral
Diagnóstico de la parálisis cerebral.

Los médicos diagnostican la parálisis cerebral poniendo a prueba las destrezas motoras del niño y observando cuidadosamente el historial médico del niño.

Además de verificar los síntomas descritos arriba — desarrollo lento, tono muscular anormal y postura irregular — el médico también pone a prueba los reflejos del niño y observa la tendencia inicial en cuanto a la preferencia de mano.

Los reflejos son movimientos que el cuerpo hace automáticamente en respuesta a un estímulo específico.

Por ejemplo, si se pone al recién nacido de espaldas y con las piernas sobre la cabeza, el bebé extenderá automáticamente sus brazos y hará un gesto que se llama el reflejo Moro, el cual parece un abrazo.

Normalmente, los bebes pierden este reflejo después que alcanzan los 6 meses, pero aquellos con parálisis cerebral lo retienen por períodos anormalmente largos. Este es sólo uno de los varios reflejos que el médico puede verificar.

Los médicos también pueden observar la preferencia de mano dominante — es decir, una tendencia de usar la mano derecha o izquierda mucho más.

Cuando el médico suspende un objeto delante del niño y a su lado, un niño que ya tiene una preferencia de mano usará la mano preferida para agarrar el objeto aun cuando el objeto esté suspendido más cercano a la mano opuesta.

Durante los primeros 12 meses de vida, los niños usualmente no muestran una preferencia de mano.

El próximo paso en la diagnosis de la parálisis cerebral es el de eliminar otros trastornos que puedan causar problemas de movimiento. Más importante, los médicos deben determinar que la condición del niño no empeora.

A pesar de que sus síntomas cambian con el tiempo, la parálisis cerebral no es una enfermedad progresiva.

Si el niño continúa perdiendo destrezas motores, es probable que el problema sea debido a otras causas — incluyendo enfermedades genéticas, enfermedades musculares, trastornos del metabolismo o tumores en el sistema nervioso.

El historial médico del niño, pruebas diagnósticas especiales, y en algunos casos, exámenes repetidos pueden ayudar a confirmar que los demás trastornos no son la causa.

El médico también puede ordenar pruebas especializadas para conocer más de la posible causa de la parálisis cerebral. Una de estas pruebas es la tomografía computarizada, o TC, una técnica sofisticada de imágenes que utiliza rayos -X y una computadora para crear una foto anatómica de los tejidos y estructuras del cerebro.

Un escán TC puede mostrar las áreas del cerebro subdesarrolladas, quistes anormales (sacos usualmente rellenos de líquido) en el cerebro u otros problemas físicos. Con la información de los escanees TC, los médicos pueden prepararse mejor para juzgar el resultado a largo plazo de un niño afectado.


Definiciones

La Parálisis Cerebral es una condición causada por heridas en aquellas partes del cerebro que controlan la habilidad de mover los músculos del cuerpo.

Cerebral, significa que tiene que ver con el cerebro.

Parálisis, se refiere a una debilidad o problemas con el uso de los músculos.

La herida ocurre a menudo antes del nacimiento, a veces durante el parto o inmediatamente después del nacimiento.

v La parálisis cerebral puede ser:

Parálisis cerebral leve, significa que el niño tiene movimientos torpes.

Parálisis cerebral moderada, puede significar que el niño camina cojeando. Él o ella podrían necesitar un aparato ortopédico o bastón.

Parálisis cerebral severa, puede afectar todos los aspectos de las habilidades físicas del niño. El niño con parálisis cerebral moderada o severa podría necesitar una silla de ruedas u otro equipo especial.

A veces los niños con parálisis cerebral pueden también tener dificultades de aprendizaje, problemas con el oído o visión (llamados problemas sensoriales), o retardo mental. Mientras más severa es la herida al cerebro, más severa es la parálisis cerebral. Es importante aclarar que la parálisis cerebral no se empeora con el tiempo, y la mayoría de estos niños tienen una longevidad normal.

v Otras palabras usadas para describir los diferentes tipos de parálisis cerebral incluyen:

Diplejía: Cuando sólo las piernas están afectadas.

Hemiplejia: Cuando la mitad del cuerpo (como el brazo y pierna derecho por ejemplo) están afectados.

Cuadriplejia: Cuando ambos brazos y piernas son afectados, a veces incluyendo los músculos faciales y el torso.

Los efectos de la parálisis cerebral pueden ser reducidos mediante atención temprana y continua. Muchos niños aprenden cómo hacer que sus cuerpos funcionen de otras maneras. Por ejemplo, un bebé que no puede gatear por causa de parálisis cerebral podría aprender a moverse tratando de rodar de un lugar a otro.

Los niños menores de seis años pueden beneficiarse grandemente al recibir servicios de atención integral temprana en los Centros de Desarrollo Infantil CDI. Éste es un sistema de servicios de apoyo para bebés y niños pequeños con necesidades especiales o que presenten alto riesgo bio-psico-social (0 a 6 años), así como también para sus familias. Los niños mayores y adolescentes, cuentan con servicios de educación especial como el CPC (Centro de Parálisis Cerebral), institución pública y ANAPACE, institución privada.

v Los niños con parálisis cerebral típicamente pueden necesitar diferentes tipos de terapia, incluyendo:

Terapia física, la cual ayuda al niño a desarrollar músculos más fuertes como los de las piernas y cuerpo. Por medio de ésta, el niño trabaja en destrezas tales como caminar, sentarse, y mantener el equilibrio.

Terapia ocupacional, la cual ayuda al niño desarrollar destrezas motoras finas, tales como vestirse, comer, y escribir, entre otras tareas de la vida diaria. Terapia del lenguaje, la cual ayuda al niño a desarrollar destrezas para la comunicación; especialmente el habla, que por lo general es difícil debido a problemas con el tono muscular de la lengua y garganta


La postura;

Desde el momento que tenemos el diagnóstico del PCI, a la madre se le debe enseñar cómo tiene que movilizar a su bebe; que el niño debe estar escuchando constantemente cómo hablan; cómo ellos no tienen capacidad para acceder a los estímulos con lo que hay que hablarles de todo y decirle todas las cosas que les rodean; que hay que decir las cosas claramente, sin rodeos, sin utilizar un lenguaje infantil; que hay que utilizar libro que tengan muchos dibujos con colores; que no hay que colmarles las necesidades antes de que se presenten; que hay que darles a elegir; que hay que favorecer el contacto con otros niños...

Lo primero a hacer con un niño que padece un PCI es relajarle, pues relajado se podrán conseguir mejores resultados. Luego es importante que para trabajar con ellos estén en una postura determinada.

Se les pueden poner saquitos de arena en la cara y en las rodillas para reglar los músculos torácicos. Eso sí, cuando queramos movilizarlos los movimientos que realicemos han de ser suaves y lentos.

El seguimiento se la da un fisioterapeuta .... el amor se lo da la familia.....y Dios le da la felicidad.

La inmortalidad humana | VCN

... mucha gente dedicó su vida entera a la búsqueda de esta famosa fuente, a la que incluso se le han dado formas de río y también de charco ...


Descubren huesos de mamut y una punta Clovis | VCN

... Grigoryev comentó que la parte baja del estómago de la Mamut esta muy bien conservada porque terminó sobre un gran charco de agua, ...


Termodinámica en el nanomundo | VCN

... O se comienza a formar nieve partir de un charco de agua en el sol, que crece constantemente hasta que aparece un muñeco de nieve que ...