Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo (B. F)

¿Dónde están las mayores reservas de diamantes?

Sir Thomas Cullinan con el diamante Cullinan
Sir Thomas Cullinan con el diamante Cullinan
El término diamante deriva de la palabra griegaadamas ('invencible') que seguramente era aplicada a cualquier roca dura, como el corindón.

La primera referencia precisa e indiscutible se produce en la literatura romana en el siglo I d.C. Los diamantes conocidos por los romanos debían de provenir de la India, que fue, hasta el siglo XVIII, la única fuente conocida de estas piedras preciosas.

El mayor diamante en bruto jamás hallado se encontró el 26 de enero de 1905 en la mina Premier, en Transvaal (Sudáfrica), hoy renombrada mina Cullinan.
Al parecer, fue un capataz llamado Frederick Wells el que lo encontró durante una inspección rutinaria, pero al principio pensó que se trataba de un cristal sin valor, dado su enorme tamaño.

Pesaba un total de 3106 quilates, aproximadamente unos 621 gramos.

Se le llamó Cullinan en homenaje a sir Thomas Cullinan, propietario del yacimiento.

Precisamente, en la caja fuerte de Cullinan estuvo guardado el diamante durante más de dos años; era tan grande que nadie se atrevía a comprarlo.


Finalmente, en 1907, el gobierno de Pretoria lo compró por 150000 libras para ofrecérselo como regalo al rey Eduardo VII de Inglaterra por su 66º cumpleaños.

El rey encargó más tarde el tallado del diamante a la empresa Royal Asscher Diamond Company, de Ámsterdam, la más prestigiosa de la época.

Los hermanos Asscher, sus propietarios, fueron llamados a Londres para examinarla, y se decidió que fuera trasladada a Ámsterdam.

Se anunció públicamente que la piedra sería llevada a bordo de un destructor con grandes medidas de seguridad... pero en realidad fué uno de los hermanos Asscher, Abraham, el que la llevó tranquilamente en su bolsillo, viajando en transbordador y en tren como cualquier otro viajero.

Joseph Asscher fué el encargado de tallar tan asombrosa gema.

Después de estudiarla minuciosamente durante mas de seis meses, Asscher dividió el diamante en nueve grandes piedras y un centenar pequeñas.

Todas tienen una talla perfecta y forman parte de las joyas de la Corona británica.

Se nombran por orden según su peso: Cullinan I, II, III...

Las dos piedras más grandes son el Cullinan I o Gran Estrella de África, de 520'2 quilates, engastada en el cetro real y que hasta 1986 fué el diamante tallado más grande del mundo; y el Cullinan II o Segunda Estrella de África, de 317'4 quilates, montado en la Corona Imperial junto a otra gema célebre, el famoso "Rubí del Príncipe Negro" (que, por cierto, no es un rubí auténtico, sino una espinela).

Los Cullinan III (94'4 quilates) y IV (63'6) forman parte de la corona de la reina Mary, pero pueden usarse separadamente como broches.

El Cullinan V (18'8) forma parte de la misma corona, tras haber estado engastado en un broche.

Y como colofón, hay indicios de que el Cullinan formaba parte de una piedra de mayor tamaño, ya que una de sus caras era irregular y estaba agrietada.

Se lleva años especulando con la posibilidad de encontrar el fragmento que le falta, pero todavía no se ha hallado.

¿Dónde están las mayores reservas de diamantes?

Al sur del continente africano, en Australia, Canadá y Rusia, de acuerdo con el estudio geológico Mineral Commodity Summaries 2010, elaborado por el Departamento del Interior de Estados Unidos.

En 2009, el país que más diamantes produjo fue Botswana, con 32 millones de carats (cada carat equivale a 200 miligramos).

Le siguieron Rusia (21.9 millones) y Canadá (12 millones).

La producción mundial total de esta preciadísima gema fue de alrededor de 90.9 millones de carats, es decir, 18.18 toneladas.

¿A quién no le gustan los diamantes? El diamante es la piedra preciosa por excelencia y la que la mayoría piensa regalar antes de “cometer” la imprudencia del matrimonio.( la verdad, casarse es bonito)

La palabra diamante proviene del griego antiguo “adamas”, que significa “insuperable”.

Transparente, brillante, esplendorosa, ligera, esta piedra preciosa bien cortada y pulida refleja y refracta la luz de tal manera que bien podría decirse un trocito de estrella caído del firmamento.

¿Dónde están las mayores reservas de diamantes?
Lo extraordinario del diamante es precisamente su sencillez. Está formado por carbono puro, aunque la mayoría de los diamantes naturales contienen inclusiones de otros elementos que pueden conferirle bellos colores.

De todas formas, los más familiares son los de color blanco.

La edad de los diamantes que admiramos hoy oscila entre 990 y 3.200 millones de años, y todos se han formado en el interior de la Tierra, a 150 ó 200 km. de profundidad.

Es a esas profundidades donde existen las condiciones de presión y de temperatura necesarias para forzar a los átomos de carbono a empaquetarse unos junto a otros formando el ordenamiento atómico propio del diamante. Este ordenamiento es muy denso, y en otras condiciones no se produce.

Y AUNQUE AUN NO SE HA CONFIRMADO OFICIALMENTE POR EL GOBIERNO RUSO...se dice que hay una mina de diamantes situada en Siberia, cuya existencia ha sido mantenida en secreto durante décadas, tiene inmensas reservas que podrían provocar una "revolución" en el mercado mundial, estiman los expertos.

El yacimiento de Popigai fue descubierto a comienzos de los años 1970 en una zona inhabitada de Siberia Oriental, a 400 kilómetros de la ciudad de Khantiga y a 2.000 kilómetros al norte de Krasnoyarsk, la capital regional.

Durante la Guerra Fría, el yacimiento estaba considerado como una "reserva estratégica" de la Unión Soviética (URSS), por lo que se mantuvo en absoluto secreto.

El Instituto de Geología y de Minerales Sobolev, en Novosibirsk (Siberia), publicó esta semana informaciones sobre esta mina, situada en un cráter de un diámetro de una centenar de kilómetros formado por la caída de un asteroide hace 35 millones de años.

Las ondas del impacto transformaron en el acto el grafito del suelo siberiano en minúsculos diamantes en un diámetro de una decena de kilómetros en torno al punto de caída.

Estos diamantes "industriales", que tienen un diámetro de entre 0,5 a 2 milímetros, se presentan bajo la forma de granos grises, azules o amarillos parecidos al polvo, declaró a la AFP Nikolai Pokhilenko, director del Instituto Sobolev.

Las reservas en quilates de diamantes del tipo de Popigai, muy utilizados en los instrumentos de perforación y piezas aeronáuticas, son 110 veces superiores a las reservas mundiales, según los expertos del instituto.

Asimismo, los diamantes de Popigai son dos veces más resistentes que los diamantes industriales tradicionales, explica Pokhilenko.
"3.000 años de suministro"

Los expertos soviéticos saben que los diamantes de Popigai eran mucho más resistentes que los diamantes fabricados en fábrica, pero en la época, la URSS "prefería construir fábricas de diamantes sintéticos y la mina quedó en el olvido", cuenta Pokhilenko.

El yacimiento de Popigai quedó en el abandono y olvidado durante cerca de 30 años, hasta que en 2009, el instituto Sobolev decidiera interesarse de nuevo.

En el caos económico e ideológico que siguió el desmembramiento de la URSS a finales de 1991, el anuncio de la existencia de la mina pasó prácticamente desapercibido.

Hasta ahora, "el 0,3% del cráter explorado da ya 147.000 millones de quilates, mientras que las reservas mundiales de diamantes están estimadas en 5.000 millones de quilates", subraya el director del Instituto Sobolev.

"Al ritmo actual de utilización de diamantes industriales, las reservas de Popigai corresponden a 3.000 años de suministro" y podrían suponer una "revolución industrial en el mundo", en particular en la construcción de aviones y automóviles, asegura el científico.

"El cráter de Popigai puede cambiar la situación en el mercado de diamantes. Y es imposible decir cómo serán los precios", se pregunta Guenadi Nikitin, director adjunto de Yakutnipromalmaz, una empresa de Yakutia (Siberia Oriental) especializada en la industrial del diamante.

Pero la exploración de las reservas de Popigai podría ser demasiado costosa, estiman los expertos, pues el yacimiento está situado en una zona de permafrost, alejada de cualquier carretera o vía de ferrocarril.

"El yacimiento está muy aislado, situado a cerca de 200 kilómetros de la costa ártica y a más de 400 kilómetros de la localidad más cercana", dice Nikolai Tutchkov, experto del Instituto Sobolev.

La exploración de la mina de Popigai podría estar asociada a la de otros yacimientos de minerales cercanos, lo que podría permitir reducir costes, señala.

El grafito es igualmente carbono puro, como el diamante, pero en lugar de ser blanco es negro; y en lugar de ser la sustancia más dura del Universo conocido, es la más blanda.

La razón no es otra que la disposición espacial de sus átomos de carbono, los cuales no han sido forzados a empaquetarse tan juntos durante el proceso de su formación, que sucede a presiones y temperatura más suaves que las del diamante.

Mientras que en el diamante los átomos están densamente empaquetados y fuertemente unidos unos a otros, en el grafito los átomos se ordenan en capas, y la unión entre capa y capa es muy débil, lo cual convierte al grafito en una sustancia conveniente para escribir sobre el papel, que es más duro que él.

Para quien no lo sepa, la dureza no es la propiedad que mide la dificultad de los cuerpos a ser fragmentados, sino la dificultad a ser rayados.

El diamante no puede ser rayado por nada, y raya a todos los demás materiales.

El grafito, en cambio, no puede rayar nada, y todo lo raya a él. Paradójicamente, al escribir sobre el papel con una mina de grafito, es el papel el que raya al grafito, y no el grafito el que raya al papel, a pesar de dejar sobre éste sus rayas. Espero que quede claro, a pesar de tanta raya.

Como todos los materiales raros, los diamantes pueden tener usos mucho más interesantes que el de colgarlos de una oreja.

De hecho, de las veintiséis toneladas de diamantes extraídas cada año, veinte son destinadas a uso industrial, y sólo seis a otros usos.

De todas formas, con sólo parte de esas meras seis toneladas, el mercado de la joyería del diamante movió, el año 2003, nada menos que 56.000 millones de dólares.

Pero veinte toneladas de diamantes naturales no son suficientes para satisfacer las necesidades industriales del producto, sobre todo utilizado como abrasivo o como parte fundamental en herramientas de corte de materiales duros.

Hace falta fabricar diamantes para satisfacer la demanda. En la actualidad, se producen más de cien toneladas al año de diamantes artificiales de baja calidad, que no se usan en joyería.

Fue la empresa estadounidense General Electric la que, en diciembre de 1954, consiguió fabricar el primer diamante artificial.

Lo consiguió sometiendo al grafito a una temperatura de 2.700ºC y a una presión de 100.000 atmósferas, equivalente a la que existiría en el fondo de un océano de mil kilómetros de profundidad, que obviamente no existe en este planeta.

El diamante sintetizado tenía un diámetro de sólo un cuarto de milímetro. Tanto para tan poco, pero era un comienzo.

Hoy, la técnica APAT (Alta Presión, Alta Temperatura) se ha mejorado considerablemente, y pueden sintetizarse diamantes de hasta 1,5 quilates, es decir, de 0,3 gramos, que son ya de un tamaño relativamente grande, y que resultan bastante más baratos que los diamantes naturales de comparable tamaño.

Incluso hoy, por unos miles de euros, la sociedad suiza “Algordanza” ofrece convertir el carbono de las cenizas de nuestros seres queridos, ya desaparecidos, en diamantes de color azul.

¿No me cree?

Ahora, gracias a la tecnología moderna, puede conseguir, señora, lo que siempre deseó: llevar a su marido colgado del dedo, convertido en el diamante que él nunca le regaló, siempre que sea viuda, claro está.

Después de todo, un diamante es para toda la vida, sobre todo si estuvo casada con él.

Pero la tecnología no se detiene en esas minucias, y avanza sin pausa.

Un nuevo método de reciente invención consigue ya fabricar diamantes sintéticos de gran pureza, de hasta 100 quilates, es decir ¡veinte gramos de peso!, enorme para un diamante.

Este nuevo método consiste simplemente en calentar una mezcla de gas metano, hidrógeno y nitrógeno mediante un haz de microondas y en presencia de una pequeña cantidad de diamante.

El proceso consigue que los átomos de carbono del metano se separen de los hidrógenos que lleva unidos y se depositen suavemente sobre el diamante, que va creciendo poco a poco (el metano es un gas formado por un átomo de carbono y cuatro de hidrógeno, igual que el agua está formada por un átomo de oxígeno y dos de hidrógeno).

Esta tecnología promete fabricar diamantes por literalmente cuatro perras gordas, ya que cada quilate de diamante saldría por sólo unos cuatro euros, en lugar de los 4.500 euros que cuesta ahora.

Además, este proceso de fabricación permitiría conseguir diamantes semiconductores que podrían ser utilizados en la fabricación de transistores de carbono, en lugar de los de silicio usados hoy.

Estos transistores serían capaces de funcionar en condiciones de temperatura en las que el silicio se derrite, como casi las que sufren ya algunos microprocesadores.

Esto posibilitaría la fabricación de ordenadores más rápidos y potentes.

Si pensabas que el diamante no era más que una piedra bonita y cara, estabas en un error.

Es una piedra útil, un material precioso que gracias a nuevas tecnologías pronto dejará de ser caro y posibilitará, a su vez, más y mejores tecnologías. Brillante, ¿no crees?

Los diamantes famosos están unidos también a personajes famosos Elizabeth Taylor lucía el diamante "Taylor Burton" una perilla de 69,42 ct, se dice que Jaqueline Onassis se encontraba entre la gente interesada en este diamante. El diamante fue vendido por Cartier a Richard Burton en 1.100.000 dolares. Cuando la unión entre Elizabeth Taylor y Richard Burton se rompió la actriz vendió el diamante triplicando su valor inicial.

¿Por qué rota la Tierra? ¿ tendrá siempre la misma velocidad de ...

... El pequeño Mercurio, que se encuentra muy cerca del Sol, tarda 59 días terrestres en girar sobre sí mismo sólo una vez. Venus, el segundo ...


¿De qué está hecha una salchicha o un nugget de pollo? | VCN

 ... del 60% de las marcas de salchichas contienen jarabe de maíz alto en fructosa que de acuerdo a investigaciones puede contener mercurio.


Los Guerreros de terracota o de Xian | VCN

 ... el que emperador pudiera gobernarla en la eternidad", su techo era una cúpula celeste y usando mercurio se recrearon los ríos de China.