Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo (B. F)

El sabor, tacto, sonido y color

El sabor del tacto, el tacto del sonido, el sonido del color

Del sabor del tacto, el tacto del sonido, el sonido del color.

Estoy casi seguro de que muy pocos lectores de mis artículos –si hay alguno– se han preguntado por qué vemos los colores de la manera en que los vemos, oímos los sonidos de la manera en que los oímos y sentimos el tacto de la piel de nuestro gato de la manera en que la sentimos.

¿Por qué no vemos al tocar, oímos al ver, o sentimos al oír?

¿Se me habrán cruzado los cables?, se preguntará usted. Desgraciadamente para algunos, aún no.

Al menos, aún no del todo.

Y es que de lo que quiero hablarle hoy es de una curiosa condición que sufren algunos miembros de nuestra especie.

Esta condición, que no enfermedad, recibe el nombre de sinestesia y consiste, precisamente, en una mezcla de los sentidos, o mejor dicho, de las sensaciones que resultan de los impulsos nerviosos que por ellos nos llegan al cerebro.

Estos sujetos pueden ver el color de un sonido, o sentir el tacto de la música. A ellos sí parecen habérseles cruzado los cables.

Cuando venimos al mundo, nuestro cerebro está ya predeterminado a percibirlo de una determinada manera. Nadie enseña a un niño a percibir los colores, o los sonidos, por ejemplo, sino a nombrarlos.

La cualidad de las sensaciones que experimentamos está determinada desde el nacimiento, quizás incluso mucho antes, y posiblemente por los genes.

Los colores, la luz, el tacto, los sonidos, nos producen sensaciones bien definidas a la mayoría de nosotros, y una persona normal pensaría de otra que está loca si confundiera el color rojo con la nota musical La, por poner un ejemplo algo burdo.

Pero ¿por qué los colores, los olores, los sabores tienen la cualidad sensorial que poseen? ¿Podríamos quizá haber sido “creados” de otra forma y percibir los colores como percibimos los sonidos, y viceversa? No sé si se conoce la respuesta a esta pregunta.

Confieso que una de mis manías es plantearme preguntas para las que no tengo respuesta, al menos no una respuesta firme.

Sin embargo, eso no quiere decir que no haya elaborado una hipótesis razonable para explicarla, y, como casi todo en Biología, la hipótesis se nutre de la evolución de las especies.

El sistema nervioso fue un gran “invento” de la evolución que permitió a los animales interaccionar con el entorno y responder rápidamente ante las variables a las que éste le enfrentaba.

El entorno, sin embargo, es una fuente inagotable de información, que puede anegar e inutilizar a cualquier sistema nervioso que no la filtre y la procese de una manera eficaz.

Y en términos evolutivos la eficacia se mide en valor de supervivencia. Aquellos animales que fueran capaces de procesar y clasificar de una manera más ventajosa para sus genes la información o, dicho de otra forma, aquellos genes que capacitaran al sistema nervioso de los animales a procesar y clasificar la información del entorno de una manera que mejorara su supervivencia serían seleccionados.

De esta manera, se fueron desarrollando sistemas de percepción de las señales del entorno: los sentidos.

Cada sentido se desarrolló para procesar un tipo de información que el entorno enviaba al animal. Información física, como la lumínica, la sonora o la térmica, y química: ¿es esto comestible, es venenoso?

La manera en que se desarrolló cada sentido tuvo que ser relevante para la supervivencia en un nicho ecológico, terrestre o marino, determinado y tuvo que ser la manera más eficaz posible para procesar el tipo de información de que se tratara.

Y, por supuesto, cada individuo, nada más nacer, es decir, nada más enfrentarse al entorno por primera vez, debía ser ya capaz de comenzar a procesar la información que este le enviara lo más eficazmente posible, aunque el aprendizaje y la experiencia posteriores fueran mejorando más tarde la eficacia de este procesamiento informativo.

Así, el sistema nervioso fue desarrollando subsistemas para procesar los distintos tipos de información procedentes del entorno.

Aunque no puedo afirmarlo tajantemente, mantengo la hipótesis razonable de que la forma en que hoy percibimos el mundo, la cualidad de las sensaciones que experimentamos, se ha ido perfilando durante miles de millones de años de evolución y ha acabado siendo la que es porque es la más eficaz para nuestra supervivencia.

Es decir, el color rojo, o el azul, lo percibimos como tal porque es la manera seleccionada durante la evolución y que ha permitido a nuestros ancestros sobrevivir mejor.

Esta selección se refleja en una estructura determinada, en la manera particular de conectarse y comunicarse entre sí de las neuronas componentes de la parte del sistema nervioso encargado de procesar la información lumínica.

Es la forma en que las neuronas se interconectan y se comunican entre sí la que se encuentra en relación directa con la cualidad de las sensaciones.

Esta particular organización neuronal, propia y diferente para los sistemas que procesan información de diferentes sentidos, está determinada en gran medida por los genes.

Como el lector avisado habrá podido ya deducir, si hay algo que dependa de los genes, tendremos problemas genéticos que impidan el correcto funcionamiento del sistema biológico bajo su control.

Esto es lo que se cree que sucede en el caso de la sinestesia.

En los individuos sinestetas, la organización de los subsistemas que procesan información de los diferentes sentidos es tal que estos sistemas no son independientes unos de otros.

Esto causa que la información recibida por el sistema visual sea a veces reconocida como información sonora, o viceversa.

Los genes responsables de este fenómeno, y por ende , de organizar bien el sistema nervioso para recibir correctamente las sensaciones no se conocen, aunque por los estudios realizados hasta el momento, se cree que algunos deben estar localizados en el cromosoma X.

En cualquier caso, parece que nuestro cerebro de alguna manera ha aprendido a codificar la parte de la realidad que nos rodea y que ha sido más importante para nuestra supervivencia.

Sabemos poco de ese código, pero no me cabe duda de que no acabará este siglo sin que sepamos mucho, mucho más, aunque seguramente sea poco lo que la Humanidad aprenda por la contribución de la ciencia española.

Agujero negro 450 millones de veces más grande que el Sol | VCN

 ... Publicado en Nature, un grupo de investigadores del Observatorio Austral Europeo en Garching reportan un agujero negro supermasivo ...


¿Por qué a veces el tiempo vuela y otras pasa tan despacio? | VCN

... De acuerdo a un estudio publicado en la revista Journal of Consumer Research, estos parámetros son clave para entender por qué a veces el ...


Músculo artificial ,200 veces más fuerte que el humano | VCN

... Un equipo de investigadores en Ohio ha logrado crear pequeños músculos artificiales que son hasta 200 veces más fuertes que las fibras ...

Publicado por Jorge Laborda en Quilo de Ciencia
Creative Commons. Gracias por visitarnos y compartir en su red social favorita.